config

Revista núm. 26 - Julio/Agosto 2019

Apuntes para reflexionar resultados del proceso de titulación en la LEI-2011 en la UPN

Notes to think results of the degree process in the LEI-2011 at the UPN

María de los Ángeles Cabrera[*]

 

ANGELES CABRERA261

Resumen

Los resultados de la investigación identifican y explican los problemas académico-administrativos que viven los estudiantes indígenas de la cuarta generación del Plan de Estudios-2011, antes, durante y después de terminar el proceso de titulación, descrito en la estrategia metodológica que la Comisión de Titulación del Programa puso en práctica para apoyar a los estudiantes, para que en un corto tiempo después de egresar obtengan el título profesional, con lo que se atiende el rezago y se eleva el índice de titulados por generación.

Summary

The results of the research identify and explain the academic-administrative problems experienced by indigenous students of the fourth generation of the Curriculum-2011, before, during and after completing the degree process, described in the methodological strategy that the Commission of Program qualification put into practice to support students, so that in a short time after graduation they obtain a professional degree, which is used to cover the backlog and the rate of graduates per generation is raised.

Palabras clave: formación inicial, eficiencia terminal, titulación, índice de titulación, trabajo de campo. 

Keywords: initial training, terminal efficiency, qualification, degree index, fieldwork.

Introducción

La Formación inicial que ofrece la Licenciatura en Educación Indígena (LEI-2011) en la Unidad Ajusco de la Universidad Pedagógica Nacional, es preferentemente para población indígena que proviene de alguno de los 68 pueblos originarios de México. Los aspirantes asumen la identidad étnica con base en su cultura, lengua, sus instituciones y una historia que los definecomo pueblos originarios del país. Los pueblos originarios están reconocidos en la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos y por Organizaciones Internacionales como la OIT, ONU, UNESCO, UNICEF, en las que se reconoce y se afirma que México es una nación multicultural y plurilingüe. La Dirección General de Educación Indígena (DGEI-SEP), el Instituto Nacional de Lenguas Indígenas (INALI), la Comisión Nacional para el Desarrollo de los Pueblos Indígena (CDI) son instituciones encargadas de orientar, coordinar, promover, apoyar, fomentar, dar seguimiento y evaluar los programas, proyectos, estrategias y acciones públicas para el desarrollo educativo, integral y sustentable de los pueblos y comunidades indígenas del País.

En la Unidad Ajusco de UPN, cada año escolar se incorpora una nueva generación de estudiantes indígenas, de diferentes estados de la República como Oaxaca, Chiapas, Chihuahua, Hidalgo, Puebla[1] y de jóvenes no indígenas que provienen de población migrante ubicados en los Estados y en alcaldías de la CDMX. 

La LEI-2011 es una experiencia educativa única en el país, debido a que la formación académica que ofrece está centrada en la formación de profesionales de la educación indígena con impacto profesional en diferentes niveles educativos y comunitarios. 

El perfil de egreso compromete a los licenciados en Educación Indígena para generar proyectos, programas y planes para la educación y el desarrollo de las poblaciones indígenas, así como la construcción de procesos de educación bilingüe, plurilingue y multicultural en comunidades rurales, del medio urbano y en espacios de migración. En consonancia podrán laborar en distintos niveles del sistema educativo, en entidades federativas y estatales, instituciones gubernamentales, organizaciones de la sociedad civil vinculadas o enfocadas con la problemática indígena multicultural, así como en comunidades indígenas.[2]

La LEI tiene 27 generaciones de egresados, resultado de operar tres planes de estudios. El primero, se conoce como Plan 1979, la primera generación se inscribió en 1982. En 1990 se diseñó el segundo el Plan de Estudios. El tercero es una Reestructuración del anterior, empezó a operar en 2011. Este último Plan de Estudios tiene 219 estudiantes matriculados en cuatro generaciones. Se han titulado 107, representan el 49 por ciento de Eficiencia Terminal, cifra por debajo del 59 por ciento como lo menciona la ANUIES para Universidades Publicas del país. 

El programa educativo favorece el proceso de titulación como parte del currículum formal a través de una Estrategia Metodológica (EM) que propicia que el estudiante en el octavo semestre únicamente lo dedique a redactar, y al final del mismo presente el Trabajo Recepcional (TR) terminado. Y en un lapso corto todos sus egresados se titulen conforme lo establece el Reglamento de Titulación para las licenciaturas en UPN. Obtener el título profesional concreta la profesión que los egresados van a realizar, conlleva las funciones de su identidad profesional, así como las tareas habituales que tienen que realizar en la práctica profesional. Aunado a lo anterior el título también les da acceso a mejores empleos, movilidad en los que ya desempeñan, en salarios como los mismos estudiantes lo expresaron en el cuestionario.

Ninguna generación del Plan 2011 tiene el 100 por ciento de estudiantes titulados como es la pretensión de la EM, los resultados se puede apreciar en  la Tabla 1.

tabla 1

Datos proporcionados por la Comisión de Titulación, el 12 de septiembre 2018 y actualizados al 04 de abril de 2019.

Se diseñó una investigación mixta cuanti y cualitativa de corte hermenéutico, para documentar e interpretar ¿por qué los estudiantes no logran titularse? ¿Cuáles son los problemas que enfrentan durante el proceso de titulación? Los datos se recogieron con dos instrumentos: el cuestionario con reactivos abiertos y cerrados y una entrevista a profundidad a informantes clave. Se trabajó con la cuarta generación (2014-2018) en dos momentos, cuando los estudiantes estaban en séptimo semestre se les aplicó el cuestionario de manera voluntaria y para que en la tranquilidad de su casa dieran respuesta a las preguntas. El otro, al finalizar el octavo semestre, se llevó a cabo una entrevista a profundidad a estudiantes de la misma generación que quisieron participar para cerrar el proceso de titulación. 

El total de cuestionarios con los que se trabajó fueron 28, representanel 85 por ciento de la generación. El cuestionario arroja información valiosa en cuanto al perfil de ingreso, estudios de licenciatura, el proceso de titulación y registra los problemas en el proceso de formación académica y titulación. La entrevista a profundidad cierra con la autopercepción que tienen los estudiantes de la experiencia vivida durante el proceso de titulación. En este documento sólo se tomaran algunos datos recogidos y analizados, con el propósito de encontrar algunas explicaciones a los problemas académicos y administrativos que influyen para que los estudiantes no se titulen en el tiempo previsto por el currículum formal.

La titulación ha sido abordada privilegiadamente como práctica escolar desde dos perspectivas analíticas. Por una parte, los enfoques sobre eficiencia terminal y calidad de la enseñanza que se realizaron en la década de los setenta, ochenta y noventa del siglo pasado, en los que se recupera la importancia de la titulación como un indicador cuantitativo del funcionamiento de las instituciones. La importancia de dichos estudios ha permitido precisar: la magnitud de la población escolar que interrumpe su trayectoria de formación dentro de la institución antes de alcanzar el título respectivo, el impacto de la reprobación, el rezago y el tiempo para construir el trabajo recepcional. Las investigaciones de Granja, J. e Ibarrola, M. (1983); Tovar, A. (1986); Garza, G. (1986), sin duda aportaron indicadores, como trayectoria interrumpida, reprobación, rezago y tiempo que le lleva a un estudiante para titularse, indicadores que toda Universidad debe tener presente para atender tanto académica como administrativamente, que son factores que influyen en los estudiantes para que terminen a tiempo y se titulen.

Los artículos publicados ya en este siglo, informan de estudios realizados por académicos e instituciones, en los que se aborda la preocupación por atender y explicar la problemática sobre titulación y Eficiencia Terminal en la IES, pero desde una perspectiva más cualitativa que revisa y cuestiona aspectos académicos referidos a la formación profesional que reciben los estudiantes durante los semestres que tienen que acreditar, es decir, analizan sí la formación es lo suficientemente sólida para que el egresado pueda cubrir los requisitos académicos y obtener el título. 

Se puede interpretar que hoy las IES tienen mayor conciencia para atender a sus estudiantes y egresados, en función no sólo de elevar la eficiencia terminal, sino para ofrecer una Formación profesional acorde con las nuevas necesidades económicas, políticas y socioeducativas, derivadas de un mundo global que plantea cambios sustanciales y vertiginosos, reconocer el fuerte impacto que las TIC’s ejercen en los procesos educativos, la presencia de población migrante, la diversidad sociocultural y lingüística que requiere de nuevos planteamientos teóricos-metodológicos para instrumentar procesos formativos y concretamente en las formas de aprender, enseñar y titularse.

¿Qué significa estar titulado? Cada uno de los estudios revisados señalan a la titulación de forma diferente, algunos autores la entienden como manifestación del rendimiento escolar, otros como parte de la Eficiencia Terminal (ET) y su relación estrecha con la evaluación y la calidad de la IES. El estudio realizado por García, R. y Torres J. C., en 2007, parten de concebir a la titulación como el proceso por el cual los egresados al concluir las asignaturas del Plan de Estudios está en condiciones de titularse, previo a la presentación de un trabajo recepcional. La titulación también se define como “…un proceso de carácter académico-administrativo, que como tal puede ser resuelto a través de la reformulación de los reglamentos respectivos y de la apertura de opciones para la obtención del título, de manera que se facilite el trámite y se eleve la cifra de titulados” (Martínez A. 2005). 

Esta otra manera de concebir la titulación es parte del proceso académico-administrativo que implica flexibilizar el aspecto burocrático de la formación profesional y el trabajo dentro de las aulas, paralelo a las actividades administrativas como inscripción, reinscripción y otros trámites que se vuelven tediosos. Algunos trámites son imprescindibles como los que conlleva a la titulación. Otros marcan la trayectoria escolar y también son necesarios para concluir la Formación inicial. 

Cada Universidad tiene una gama muy amplia de opciones de titulación para presentar el trabajo escrito y finalmente presentar el examen profesional, con lo que se da por terminada la Formación Inicial y así considerar que son egresados y sobre todo porque están titulados y listos para ser contratados por una institución inherente a su formación profesional.

Se puede decir que la UNAM, a través de sus diferentes facultades y escuelas ha llevado a cabo acciones como reformular reglamentos y abrir otras opciones que faciliten el proceso de titulación. En menor presencia otras instituciones o eventos académicos dan cuenta de nuevos planteamientos para tomar decisiones que eleven y replanteen nuevas estrategias metodológicas para incrementar los índices de titulación en las IES, como lo lleva a cabo la Universidad Autónoma de Coahuila, que propone organizar equipos de trabajo derivados de un Cuerpo Académico, para apoyar trabajos de tesina y con ello elevar el índice de titulación (Valenzuela N.L. et al., 2011). 

La anterior experiencia es similar a la estrategia metodológica que propone la LEI-2011 a sus estudiantes. El proceso de titulación consiste en trabajar desde sexto semestre con el estudiante, y de manera colegiada y simultánea con el asesor, el comité lector y la comisión de titulación del programa desde séptimo, y en octavo para terminar  el trabajo recepcional o presentar el  80% de avance para acreditar el seminario. De esta manera los índices en titulación por generación se han incrementado.  

No obstante lo anterior, se puede notar que aún son pocos los esfuerzos realizados por las instituciones y académicos para indagar y explicar la diversidad de factores que expliquen el bajo índice en titulación en las IES públicas. La titulación es la última fase marcada en un Plan de Estudios, que necesariamente los estudiantes deben cubrir para obtener el reconocimiento oficial y dar por terminada la Formación Inicial de una carrera profesional. Los egresados se convierten en posesionarios legales ante la sociedad de un saber profesional que pondrá en práctica durante su participación profesional. El título profesional legitima el cumplimiento de la función que la sociedad le ha asignado a sus egresados.

El problema de los bajos índices de titulación con población indígena ha sido poco investigado. La población indígena de nivel superior en las IES estuvo por mucho tiempo  invisible, es hasta 2002 con el Programa Pathways to Higher Education, México (PAEIIES) de la Fundación Ford-ANUIES, que las Universidades Públicas actualmente reconocen que en sus matrículas existen estudiantes indígenas de diversos estados de la República Mexicana, formándose como médicos, ingenieros, arquitectos, entre otras profesiones (Ruíz, V. et al., 2012). 

La UPN en Ajusco, en sus sedes y subsedes es la única que explícitamente atiende desde 1982 a estudiantes indígenas, se suman en 2000 las 11 Universidades Interculturales de las que se tiene escasa información sobre titulación. En la UPN, cada licenciatura se apega al Reglamento de Titulación, pero en particular cada licenciatura ofrece una estrategia interna para atender el proceso de titulación. En los últimos años se ha revisado y actualizado el Reglamento de Titulación[3] con el objeto de actualizar opciones, normas y requisitos del proceso de titulación. 

La actual Estrategia de Titulación en la LEI-2011 es una Propuesta Metodológica que retoma los avances teóricos y metodológicos de la Educación Intercultural Bilingüe y pone mayor énfasis en el proceso de construcción del Trabajo Recepcional (TR). Ofrece una gama de opciones de titulación para que el estudiante seleccione y presente el TR y se titule. El proceso se lleva a cabo de manera explícita y colegiada desde sexto hasta el octavo semestre. En el último año de estudios (7° y 8° semestre), intervienen coordinadamente estudiantes, Asesores, Comité lector y Comisión de Titulación. Durante el séptimo semestre se lleva a cabo el Trabajo de campo para recoger información y en octavo se dedica sólo para redactar y terminar el TR.  Esta forma de trabajar es similar a lo que reporta Valenzuela, N. et al (2011),que plantea el trabajo con equipos organizados de un Cuerpo Académico, quien se encarga de asesorar a los estudiantes para elaborar una tesina, en la Universidad Autónoma de Coahuila. El proceso de titulación en la LEI-2011 es similar pero integrador, los estudiantes eligen la opción de titulación pertinente a su objeto de estudio, al asesor y al comité lector.

¿Quiénes son nuestros estudiantes?

Antes de explicar los problemas que enfrentan los estudiantes en el proceso de titulación, se describen algunas particularidades de los estudiantes que cursan la LEI, características que se repiten de forma generalizada de generación tras generación. La matrícula de estudiantes de la cuarta generación, está constituida por más mujeres que hombres, la mayoría son solteros, situación que permite terminar la licenciatura con un promedio académico muy aceptable de entre 8.5 a 9.5. La beca de manutención de la SEP, les ayuda a sobrevivir en la CDMX pero no soluciona necesidades primarias. Algunos estudiantes tienen que trabajar, y eso afecta el aprovechamiento escolar, algunos son irregulares, tienen reprobada alguna asignatura, o se dieron de baja temporal lo que atrasa el egreso y el proceso de titulación (consúltese la Tabla 1 de este documento).

La mayoría habla una lengua materna indígena que fortalece la identidad y el orgullo de pertenecer a un pueblo originario. También se inscriben jóvenes que no hablan una lengua indígena, dispuestos a aprender el idioma de su comunidad como segunda lengua. Los estudiantes están conscientes que ser bilingües los vincula con la práctica profesional y para comunicarse con miembros de comunidades indígenas, donde es posible desempeñarse como profesional de la Educación Intercultural Multilingüe. La mayoría de los estudiantes están interesados en continuar estudios de posgrado, otros esperan obtener un empleo en el ámbito educativo una vez que estén titulados. Los estudiantes-docentes esperan enriquecer su práctica docente y conseguir movilidad en su plaza laboral.

La estrategia metodológica, camino para estar titulado  

Al concluir los estudios de licenciatura el egresado, como profesional de la educación indígena, no dejara de lado la necesidad de evaluar su capacidad crítica, reflexiva y transformadora, misma que pondrá en práctica en el campo laboral. La primera oportunidad es elaborar y presentar el Trabajo Recepcional terminado, donde pone en juego los conocimientos, capacidades, preocupación y responsabilidad por atender temas y problemas de Educación Indígena en su lugar de origen. 

El estudiante elige un objeto de estudio para abordar la investigación y titularse, con la mentalidad de atender una problemática educativa de la comunidad de procedencia, en alguno de los diferentes ámbitos y niveles escolares, como: el trabajo intercultural que fortalece el proyecto escolar; elaborar material educativo; identificar y trabajar contenidos comunitarios en el aula; conocer las experiencias de alumnos con un docente; el uso didáctico de juegos tradicionales para la enseñanza de Lecto-Escritura; la vestimenta tradicional en la comunidad; la injerencia de bebidas alcohólicas en la comunidad; diagnóstico sociolingüístico: preámbulo para un programa de desarrollo educativo de los profesores tsotsiles; propuesta deenseñanza de tseltal como segunda lengua, entre otros. Emprender la  indagación significa que tienen que re-conceptualizar la formación académica y práctica educativa, cambiar el paradigma vivido en niveles educativos anteriores, tomar conciencia de que hoy los pueblos originarios viven dentro una diversidad multicultural y multilingüe, que obliga a los egresados de la LEI a discernir sobre el valor que encierran los diferentes patrimonios culturales, saberes, conocimientos a través de la búsqueda creativa y respetuosa, basada en el diálogo intercultural que impacta la educación de las nuevas generaciones.

La mayoría de los estudiantes valoraron muy positiva la Estrategia Metodológica del proceso de titulación, entre lo que dicen: este nuevo plan nos da la oportunidad de titularnos lo más pronto posible; nos dan todo un semestre para poder hacer la tesis; creo que es más preciso y favorece a terminar un poco más rápido. En estas opiniones se detecta la aceptación plena de la Estrategia Metodológica, debido a que disponen de todo un semestre para terminar el TR. 

Otros estudiantes dicen: me parece que existe apoyo adecuado a las y los alumnos. Se refiere al trabajo colectivo del asesor, comité lector y comisión de titulación para tener resultados al final del octavo semestre. En otro tipo de opinión también señalan que es importante la responsabilidad y conciencia que ellos pongan para lograr un buen resultado: de esta manera nosotros nos apresuramos para entregar nuestro trabajo de titulación más rápido y eficiente. A que si nos dan más tiempo ya que así solo dejamos pasar más tiempo. Se percibe que el tiempo dedicado al proceso es importante, ya que el octavo semestre les concreta la participación de todos los involucrado en el proceso de titulación, como es el acompañamiento paralelo del comité lector y el asesor. Los resultados en el proceso de titulación se ven favorecidos porque el estudiante le dedica especificamente más tiempo para terminar la investigación y redacción del TR en el octavo, además de que al final del semestre en el segundo Coloquio presenta avances y recibe observaciones que cierren la elaboración del TR. El compromiso al final del semestre es presentar el TR terminado en borrador o un avance del 80%, lo anterior es posible porque en el currículum formal se tiene contemplado y los estudiantes dicen: así uno sale titulado a corto plazo a diferencia de los otros planes anteriores, pero igual se necesita trabajar desde un principio del semestre para lograr los objetivos.

Los estudiantes titulados por generación se pueden ver en la Tabla 1. Los resultados de todas las generaciones muestan no solo la aceptación, sino un alto índice de egresados titulados, lo que convirten a la LEI en líder en la misma UPN. El impacto positivo de la Estrategia deja un resago mínimo que se puede atender en los siguientes meses, como ocurre en los meses de julio a diciembre del mismo año, que se van sumando los titulados, de esa manera la licenciatura ofrece una verdadera oportunidad para que los egresados se incorporen más pronto al mundo laboral. 

La variedad en opciones que les ofrece el Reglamento de Titulación va más allá de la tesis. Sin embargo es la opción que más eligen para su (TR). En orden de preferencia sigue la tesina, proyecto pedagógico, propuesta pedagógica y proyecto de innovación. Los objetos de estudio representan a los tres campos de formación profesional que el Programa Educativo ofrece para desarrollar la Formación Inicial. Abarcan todos los niveles educativos, de diferentes ámbitos de intervención como Educación Bilingüe, Formación, Docencia, Educación Comunitaria, Formación docente, Gestión, Currículum, Educación no escolarizada. 

La LEI, es la única licenciatura que tiene un espacio curricular en séptimo semestre para ir al Trabajo de Campo, como parte del proceso de titulación. La Universidad financia por dos semanas a sus estudiantes para que regresen a su comunidad a recoger información, desde luego con otra mirada distinta, recogen información para dar contenido y significado al TR. Las opiniones de los estudiantes con respecto al Trabajo de Campo son positivas, negativas y propositivas. Entre las positivas, reconocenal Trabajo de Campo como un espacio imprecindible, altamente valorado porque les da la oportunidad de incorporar nuevos aprendizajes, encontrarle sentido al objeto elegido y sobre todo interartuar con el contexto sociocultural y lingüistico del que provienen, pero ahora la miran es de otra manera,  esto les da la oportunidad de mirar y comunicarse con los sujetos de su comunidad con los que van a trabajar. Sin el apoyo ecónomico de la institución, sería dificil que ellos realizaran Trabajo de Campo, son estudiantes de bajos recursos, la aceptación la expresan como: les dio nuevos aprendizajes que les permite poner en práctica lo que revisaron en diferentes cursos; obtener información sobre el tema elegido; le han encontrado sentido al objeto de estudio; también les permite interactuar con una realidad y con los sujetos-objetos a los que investigan.  

No obstante que reconocen el valor curricular del Trabajo de Campo, tanto en el cuestionario como en la entrevista a profundidad ofrecen una opinión crítica-propositiva, señalan no tener conocimientos teóricos-metodológicos e instrumental para realizar investigación educativa y para recoger información; carecen del oficio de ser investigador que proporcionan experiencias anteriores; además consideran que la duración (2 semanas) es insuficiente, porque influyen variables externas como fiestas tradicionales, reuniones sindicales…) que desvirtúan el propósito o porque no llevan muy sólido el objeto de estudio. Estos señalamientos son importantes para las próximas generaciones. 

Lo que expresan los estudiantes, debe llevar a la licenciatura a cuestionarse si la Formación Inicial les proporciona los conocimientos teóricos y metodológicos básicos para realizar una investigación como la que se les solicita para presentar el TR, en quién se nota angustia porque es la primera vez que hacen una investigación, en la que está de por medio el título profesional, por eso dicen que carecen de experiencia para este tipo de trabajo, cuestionan el semestre y la duración para ir al trabajo de campo. A la mayoría les resulta insuficiente el tiempo destinado, porque no llevan muy entendido el objeto de estudio en esa circunstancia el trabajo de campo no se aprovecha, pues tienen que regresar, pero ya no tienen apoyo económico, esa situación entorpece el propósito del proceso de titulación. Lo anterior puede ser el elemento que retarda o bloquea la construcción del objeto de estudio para titularse.

Problemas en el proceso de titulación

Los problemas identificados que viven los estudiantes durante el proceso de titulación, marcan el éxito o ciertas dificultades en la tercera generación. Las dificultades se pueden clasifican en: académicos, con la asesoría, con el servicio social, administrativos, personales y otros. 

Los problemas académicos están centrados mayoritariamente en el rol que desempeña el docente responsable del proceso enseñanza y aprendizaje en la licenciatura, en la que se establece la relación educativa, los contenidos, estrategias y fines educativos. La  opinión de los estudiantes tiende a descalificar el desempeño de algunos docentes. Lo expresan de la siguiente manera: algunos docentes intimidan a los alumnos y por eso ellos no participan, son indiferentes con sus problemas; no tienen una didáctica para trasmitir conocimientos; se menosprecia las capacidades de los estudiantes; se vuelven cómplices con estudiantes que no cumplen con sus trabajos y a veces estos obtienen mejores calificaciones; algunos no conocen la cosmovisión de los pueblos originarios o hay docentes que usan a los estudiantes como objeto de estudio; se niegan a dar asesoría extra clase; no todos los docentes son especialistas en Educación Indígena y otros son paternalistas; algunos docentes no son claros en los criterios con los que evalúan el semestre; otros no planean su clase o tienen problema para trasmitir el conocimiento y eso representa un semestre perdido; cuando se les presenta trabajo en lengua indígena el/la docente no tiene criterios para corregir y evaluar. 

Como se puede observar, son opiniones que cuestionan el desempeño docente, son muy importantes porque dibujan una radiografía de la práctica docente, que es importante debatir en el colegio de profesores y la coordinación del programa. También hay que señalar que no representan al total de los estudiantes, son opiniones parciales, representa a una parte de los estudiantes en el  proceso educativo y donde se encuentra ausente la opinión de los docentes. Desde luego esta es una limitación del presente estudio, habrá que incluir en futuros estudios la opinión de los docentes para tener un análisis más equilibrado de la relación educativa. Los docentes sin duda aportarían otros elementos para entender el proceso educativo-didáctico y complementar la comprensión de los problemas académicos que se viven en la licenciatura. 

Hoy día los docentes tienen que estar más conscientes de que en sus aulas cohabita una pluriculturalidad, un plurilingüismo, una multirreligiosidad, una multisexualidad para no ser docentes que sigan usando el “formato página” como sostiene Nóbrega de Lucena, T. I. (2016), como única estrategia de enseñanza y aprendizaje. Los estudiantes dicen que algunos cursos están saturados con lecturas complejas y desde luego tienen razón, a muchos de los docentes se nos olvida el perfil de ingreso que portan los estudiantes, como el exiguo gusto por la lectura. Desde luego leen, pero no terminan de leer las lecturas recomendadas en los diferentes cursos, una de las causas es porque los aprendizajes previos son débiles o ausentes en algunos estudiantes, no logran vincularlos con los nuevos aprendizajes y eso afecta la comprensión lectora y para identificar ideas claves. Para estos estudiantes la lectura se convierte en compleja y confusas, es posible que desplazan ese problema hacia los docentes y se olvidan de tener una autocrítica de su desempeño escolar.

En la entrevista a profundidad algunos estudiantes reconocieron que solo leen las primeras hojas, cuando llegan a clase, se dan cuenta que les faltó mucho por comprender y eso también contribuye a quedarse callados, se suma a que son timidos culturalmente. Son pocos los que auto-reconocen estas condiciones y se esfuerzan por transformarlas, es muy posible que todo el enojo y la frustración lo vierten en el trabajo que realizan algunos docentes, no obstante hay que continuar con la indagación.

Encontramos también opiniones contradictorias con respecto al desempeño de los docentes. Algunos reconocen que sin la intervención de los docentes no habrían podido avanzar, en aprender metacogniciones y estrategias para apropiarse del conocimiento, en desarrollar la capacidad de ser crítico y propositivo. Dicen que hay buenos docentes que les ayudaron y asesoraron, pero también malos docentes a los que no se les debe dar cursos en la licenciatura. La investigación no solicitó nombres de ninguna de las partes, para cuidar el anonimato y la libertad para dar respuestas a las preguntas tanto en el  cuestionario como en la entrevista. 

En general opinan que trabajaron a gusto con el asesor/a, dicen que recibieron el apoyo que requerian para avanzar en el TR. Algunos estudiantes no tienen claridad entre la función del tutor y del asesor. Quien tiene claridad, sugieren que el tutor sea el asesor del proceso de titulación porque son con quien han establecido una relación afectiva y cognitiva y consideran que eso cuenta para avanzar y presentar el TR en tiempo y forma. Desde luego, esto es valido si el tutor tiene la formación académica y la experiencia para dirigir el objeto de estudio que el estudiante ha elejido, de lo contrario el estudiante se veria perfjudicado. 

Entre los problemas que mencionan es la falta de compromiso de algunos asesores con sus asesorados, los dejan libres en octavo semestre y solo los atienden cuando llevan un avance, si no lo tienen, no tienen sesión (entrevista, mayo 2018).Esta situación es preocupante ya que se ha mal entendio el trabajo académico del octavo semestre, que es asistir dos veces a la semana con su asesor para dar acompañamiento en la construcción y presentación del TR. Esta dinámica es básica para la presentación de avances en los Coloquios a su Comté lector que él o ella eligieron, para que en un lapso breve se titulen. 

Para una porción pequeña de estudiantes, el Servicio Social sí es un problema en séptimo semestre, son los que tienen compromiso laboral. Dicen que se les juntan varias actividades como iniciar el proceso de titulación, elaborar y registrar el protocolo de investigación, ir a Trabajo de Campo, terminar las cinco asignaturas del séptimo semestre y los compromisos de la vida personal. Afortunadamente este problema no es generalizado para todos los estudiantes. 

Los problemas administrativos, se manifiestan en una porción pequeña de estudiantes que dicen que algunos de los empleados administrativos los discriminan o maltratan, no reciben información sobre becas que mejorarían su situación económica. Se tardan para hacer  trámites administrativos, por ejemplo salir a TC. Un sector amplio de estudiantes manifiesta que no tiene queja al contrario consideran que reciben un trato humanitario.

Los estudiantes que argumentan tener problemas personales, los atribuyen a tener inasistencias a sus cursos, por estar laborando, con eso solucionan las necesidades económicas del vivir o por estar enfermos, eso afecta el desempeño escolar. Lo mencionan de la siguiente manera,no puedo asistir con regularidad a los cursos, tienen problemas económicos, o por estar enfermo o apoyar a un familiar enfermo o por estar lejos de la familia y tienen nostalgia, que además les produce falta de concentración, cansancio y desánimo. Estos problemas personales sin duda influyen para que el estudiante se rezague en el tiempo para cursar la licenciatura. Lo mismo sucede cuando se dan de baja temporal y regresan para integrarse a otra generación. La terminación de la licenciatura se prolonga por uno o dos semestres más, condición que los convierte en alumno irregular. En esas condiciones el propósito de la Estrategia Metodológica se ve alterada pues ya no concluye el 100% de la generación y menos logran estar titulados. Los índices de titulación son variados como lo muestra la Tabla 1 del presente documento. No hay congruencia entre el ingreso, egreso y titulados por generación, como lo menciona López Suárez, A. et al. (2008).

Se les preguntó ¿es importante obtener el título profesional? Tienen claridad que terminar los estudios de licenciatura les da la posibilidad de obtener un trabajo, una plaza, presentar el examen para mejorar su condición de docente, asimismo fortalecer la formación académica que les puede dar acceso a alguna institución y a un mejor salario, con lo que alcanzarían una meta personal y profesional. Tener un trabajo en un sector educativo donde ellos son especialistas de la Educación Indígena. 

Obtener el título profesional es un puente y un requisito para ingresar a una Institución Educativa, los estudiantes-docentes lo ven como oportunidad para regresarle a su escuela y comunidad los beneficios de la formación académica que desarrollaron en la UPN y con ello participar activamente en el diseño y aplicación de una propuesta educativa desde el marco de la EIB. Ser estudiantes con una edad propicia, les da la oportunidad para iniciar una práctica profesional y la posibilidades de realizar estudios de posgrado, inmediatamente después de egresar de la LEI, lo expresan como: quieren obtener un trabajo y continuar con estudios de posgrado; otros quiere continuar inmediatamente un posgradoconseguir una plaza de primaria en la SEP porque son especialistas en Educación Indígenalograr una meta personal, pero también un logro académico-formativo; para mejorar el trabajo que ya realiza(estudiantes-docentes) y en otro caso concreto encontrar un trabajo en derechos humanos. 

A manera de epílogo

Se detecta una postura de valoración positiva con respecto de la Formación Inicial desarrollada por la LEI-2011 y también una visión crítica y propositiva para enriquecer la experiencia de formación académica y el proceso de titulación. Primero se anotan las opiniones positivas y luego las sugerencias.

Los estudiantes-docentes reconocen que la licenciatura les aportó conocimientos para resignificar su práctica docente con énfasis en la política EIB. Reconocen que hoy son más críticos de los problemas educativos, también tienen que incluir la enseñanza y aprendizaje de la lengua nacional indígena en la formación de sus educandos. Pueden elaborar proyectos, materiales y planeación didáctica acorde con las necesidades e intereses de los niños. También mencionan que la LEI fortaleció su identidad como miembros de un pueblo originario.

Los estudiantes que no son docentes, también desarrollaron una postura crítica y propositiva, reconocen que el Plan de Estudio les proporcionó la formación académica para desempeñar una profesión. Sugieren que hay que exigir un poco más, para que terminen titulados. 

Todos los estudiantes opinan que el currículum del Plan de Estudio tiene que ofrecer un equilibrio en la Formación Inicial. Recibir 50% de Teoría y el otro 50% de Práctica. Los diferentes cursos deben incluir actividades prácticas como enseñarlos a llevar registros, observaciones, sistematización, codificación y análisis de información, como ensayo previo a salir a Trabajo de Campo. En ese espacio curricular se sienten confundidos por falta de elementos teóricos metodológicos e instrumentales, en la elección del objeto de estudio y la realización práctica del TC, debido a que carecen de experiencia para realizar investigación educativa. Esto les permitiría redactar y presentar con menos dificultad el TR en octavo semestre. Es una dificultad que mencionan en la entrevista varios estudiantes

También opinan que en la revisión que se haga al currículum se tendría que revisar el contenido de algunos cursosque desde la lógica de algunos estudiantes se repiten, así como incluir contenidos actualizados y fundamentales para estudiantes que no son docentes y que cuando egresen tengan la facilidad de integrar conocimientos, transformar y atender la problemática de la Educación Indígena. 

La mayoría opina que desarrollaron meta-cogniciones durante los diferentes semestres que les permitió adquirir nuevos conocimientos, desarrollar una conciencia crítica de la realidad del país y de las diferentes instituciones educativas; lograron comprender y criticar diferentes lecturas y producir nuevos conocimientos que están plasmados en los textos revisados en diferentes cursos. También re-aprendieron a leer y escribircon fines comunicativos para ampliar y profundizar en una disciplina. Aprendieron a trabajar en equipo y con el grupo.Aprendieron a distribuir el tiempo y responsabilidad para el trabajo colectivo. Tienen mayor conciencia de sus orígenes culturales y lingüísticos para exigir derechos y obligaciones como cualquier ciudadano. Ahora son más conscientes de la importancia de la enseñanza y aprendizaje de la lengua indígena del pueblo originario, desde con una perspectiva integral que tome en cuenta las cuatro competencias lingüísticas (hablar, escuchar, leer y escribir) aunque algunos de los estudiantes no sean bilingües, pero sienten la necesidad de completar ese faltante de su formación académica. Aprendieron más de su comunidad y de otras culturas en espacios de multiculturalidad y plurilingüismo en el salón de clase por el intercambio con todos los participantes en la Universidad.

Con los argumentos anteriores se percibe un reconocimiento explícito de la actividad de los docentes y autoridades educativas. Los estudiantes reconocen que se desarrollaron personal, académica y profesionalmente. Sin embargo, también expresan opiniones críticas y contradictorias, cuando se solicita que compartan los problemas que tuvieron durante su formación Inicial y en el proceso de titulación, la mayoría se vuelca para poner en tela de juicio los estilos de ser docente que no habrá que echar en saco roto.

Con respecto al proceso de titulación los estudiantes tienen claridad para terminar los estudios de licenciatura y obtener el título profesional. Lograrlo significa un puente y un requisito para ingresar sin problemas a trabajar en un campo educativo. Además les da la posibilidad de realizar estudios de posgrado inmediatamente después de egresar. También los estudiantes señalan algunos problemas que habrá que discutirse en el Colegio de profesores, como posibles dificultades que influyen para que no concluyan en tiempo y forma el TR. 

Los puntos sintetizan dificultades que anotaron, tanto en el cuestionario como en la entrevista a profundidad: 

  1. Faltan cursos con enfoques, métodos y estrategias de Investigación. La formación es dispersa en el currículum, solo se aborda en cursos optativos de algún campo, como Etnografía, que no es para todos los estudiantes de la generación.
  2. No pueden diferenciar ¿qué es una investigar de nativo a nativo? o ¿cómo hacer investigación desde las vivencias? Es un conflicto, encuentran mecanismos de defensa de los mismos vecinos-investigados de la comunidad, quienes los cuestionan. 
  3. Trabajo de Campo es muy valorado por los estudiantes, pero con una postura crítica y propositiva. Reconocen su importancia para entrar y terminar el TR. La mayoría opina que hay que moverlo curricularmente a 5° o 6° semestre, y sí se queda en 7°, que pase a inicio del semestre. Para tener más tiempo para decidir el objeto de estudio, diseñar instrumentos, recoger información, realizar el análisis y reflexionar la información para plasmarla en el TR. Dos semanas son insuficientes.
  4. Los docentes de la Línea Lenguaje y herramientas para la profesión tienen que revisar para determinar ¿por qué los estudiantes la encuentran muy problemática?. 
  5. El asesor/ra debe tener tiempo, compromiso, buena comunicación para trabajar con los asesorados y conocer el objeto de estudio, 
  6. El Tutor/ra debe ser obligatorio para todos los estudiantes, desde primer semestre para tener acompañamiento académico. Si el estudiante lo considera se puede convertir en su Asesor. 
  7. Derivado de la autocrítica a su desempeño académico, proponen talleres extracurriculares, desde primer semestre que les ayude atender carencias concretas como lectura y redacción de textos académicos, un taller para aprender a hablar en público, otro para elaborar materiales didácticos, aunque no estén formados como docentes, es un conocimiento necesario para estar mejor preparados. 
  8. Tener una base de datos de egresados y empleadores, para tener contacto con profesionales de educación indígena. Crear organizaciones universitarias indígenas para vincular la realidad y necesidades educativas que actualicen y enriquezcan la Formación Inicial que ofrece la Licenciatura.

Refefrencias bibliográficas

Argudín, Y. (2005). Educación basada en competencias. Nociones y antecedentes. México: Trillas.

Bertely B. M. Panorama histórico de la educación para los indígenas en México. Consúltese en: http://biblioweb.tic.unam.mx/diccionario/htm/articulos/sec_5.htm  

Bourdieu, Pierre (2002). Lección sobre la lección. Barcelona, Anagrama. 

Cabrera, M. A. (2013) “Consideraciones en torno a egresados, titulación y eficiencia terminal en la licenciatura en Educación Indígena. Rev. Reencuentro, núm. 66, abril, 2013, pp. 58-66, Universidad Autónoma Metropolitana Unidad Xochimilco, México. ISSN: 0188-168X

___, (2007). Educación y cultura. Un compromiso para la titulación. En: Revista Entre Maestr@s. UPN Vol. 7, núm. 21, verano. México.

___, (2000). Titulación y prácticas curriculares: el caso de la LEI de la UPN. Tesis de Maestría. México.

___, (1997). Perfil de entrada y titulación en la Licenciatura en Educación Indígena de la UPN. Revista Especializada en Educación. Tercera época Vol. 12 Núm. 10 Primavera, pp. 68-75.

Casarini, M. (2010) Teoría y Diseño Curricular; México, Trillas. Capítulo 1. Acercamiento al currículum pp. 2-27.

Coll, C. y Monereo, C. (2008). Psicología de la educación virtual: aprender y enseñar con las tecnologías de la información y la comunicación. Ed. Morata, Madrid.

Cuéllar Saavedra, O. y Bolívar Espinoza, A. (2006). “¿Cómo estimar la eficiencia terminal en la educación.

Delors, J. (1994). "Los cuatro pilares de la educación", en La Educación encierra un tesoro. México: El Correo de la UNESCO, pp. 91-103.

Díaz-Barriga, F. y Hernández G. (2003). Estrategias docentes para un aprendizaje significativo: una interpretación constructivista”. (2ª. Edic.) México, McGraw Hill (pág.231-267).

Fabela Cárdenas, M.A., García Treviño, A.H. (2014). Gestión de la calidad educativa en educación superior del sector privado. Magis. Revista Internacional de Investigación en Educación [en línea 2014] [Fecha de consulta: 10 de octubre de 2018] http:www.redalyc.org/artículo.oa?id=281031320005>ISSN 2027-1174

Freire, P. (1996) Pedagogía de la autonomía: saberes necesarios para la práctica educativa. Siglo XXI Editores, México

Gallart Nocetti, M. A., y Henríquez Bremer, C. (2006). Indígenas y educación superior: algunas reflexiones.

García Núñez, R y Bustos Silva, G. (2009) Las modalidades y opciones de titulación y el comportamiento recepcional de los egresados de la Licenciatura de sociología de la Universidad de Guadalajara. Consúltese en: https://dialnet.unirioja.es/servlet/articulo?codigo=3296677

Gregorio, J. (2017). En riesgo de desaparecer 70 por ciento de lenguas indígenas en México. Periódico Excélsior: 21/02/2017, 10:29, UNAM GLOBAL/DGCS UNAM.

Hargreaves A. (2000). El profesionalismo en la enseñanza, una profesión paradójica: la docencia al comenzar el siglo. En: Perspectivas, Dossier: el profesionalismo en la enseñanza, pp. 181-196, UNESCO (2000). En: http://www.ibe.unesco.org/sites/default/files/resources/prospects-114_spa.pdf

Imbernón, F. (1998). La formación y el desarrollo profesional del profesorado. Hacia una nueva cultura profesional. Ed. Graó. Barcelona, España.

Imbernón, F. et al. (2002). El nuevo desafío de la educación. Cinco ciudadanías para un futuro mejor. En: Cinco ciudadanías para una nueva educación.   Ed. Graó Biblioteca de Aula  172, Barcelona, España.

López Suárez A. et al. (2008). “Eficiencia terminal en la Educación Superior”. Revista de la Educación Superior Vol. XXXVII (2), No. 146, Abril-Junio pp. 135-151 ISSN: 0185-2760

Nóbrega de Lucena, T. I. (2016) Generación Selfie: “Redes sociales y la construcción de otras formas de existir; Visión Docente Con-Ciencia Año XIV, No. 81 Julio - Diciembre 2016

Observatorio Ciudadano de la Educación “La educación a debate 15” (2008) “La educación indígena en México: inconsistencias y retos” Publicado en la Revista Este País, # 210, septiembre, 2008. Pp. 37-41.

Pérez López, S. Millán Dena, G. y Cabrera, M.A. (2005) Informe Final Diagnóstico Plan LEI-1990. UPN-México.

Pola, Y. E. y Avendaño, V. del C.  (2015): “La eficiencia terminal en el nivel superior en México”, Revista Atlante: Cuadernos de Educación y Desarrollo (octubre 2015). En línea: http://www.eumed.net/rev/atlante/10/rendimiento-escolar.html

Pozo, J .I. y Monereo, C. (2001). ‘¿En qué siglo vive la escuela? El reto de la nueva cultura educativa’, Cuadernos de Pedagogía, Núm. 298. 

Ruiz V. y Lara G. (coord.) (2012).  Experiencias y resultados de programas de acción afirmativa con estudiantes indígenas de educación superior en México, Perú, Colombia y Brasil. México-ANUIES-PAEIIES.

Schmelkes, S. (2008). Las Universidades Interculturales en México: ¿Una contribución a la equidad en educación superior? (pp. 1-24). México.

SEP, (2012) ACUERDO número 651 por el que se establece el Plan de Estudios para la Formación de Maestros de Educación Primaria Intercultural Bilingüe, México.

Sepúlveda, P. G. (2013) Trayectorias académicas y construcciones subjetivas de estudiantes y ex estudiantes virtuales Apertura, vol. 5, núm. 2, octubre, 2013, pp. 70-81 Universidad de Guadalajara, México ISSN: 1665-6180. http://www.redalyc.org/pdf/688/68830444007.pdf

Stavenhagen, R. (2003) Naciones Unidas (NU), Informe del Relator Especial sobre la situación de los derechos humanos y las libertades fundamentales de los indígenas, presentado de conformidad con la resolución 2003/56 de la Comisión de Derechos Humanos, Adición Misión a Chile,

UPN-SEP (2011). Reestructuración Curricular 2011 de la Licenciatura en Educación Indígena. Documento de trabajo. México.

___, (2012). Tríptico del Servicio Social. Consúltese en: http://upn.mx, normateca interna.

___, (2015). Informe de la Comisión de Titulación de la LEI. Documento interno. México.

___, (2018). Reglamento de Servicio Social. Consúltese en: http://upn.mx, normateca interna.

___, (1990). Propuesta curricular para la licenciatura en Educación Indígena. Documento de trabajo. México. 

___, (2005). Reglamento general para la titulación profesional de licenciatura de la UPN. Consúltese en: http://cae.upnvirtual.edu.mx/index

Valenzuela Salazar N. L. et al (2011)“Avances del desarrollo integral de los alumnos, mediante el trabajo en equipo de un cuerpo Académico para la elaboración de tesinas que mejoren la titulación y/o Eficiencia Terminal” Ponencia en: XIV Congreso Internacional sobre Innovaciones en Docencia e Investigación en Ciencias Económico Administrativas León, Guanajuato, septiembre 7, 8 y 9. http://www.fca.uach.mx/apcam/2014/04/08/Ponencia%20129-UACoah. Piedras%20Negras.pdf

Notas 

[1] La procedencia de estudiantes varía, por el interés y las facilidades que tengan para cursar la LEI.

[2] Convocatoria en la pág. Web de UPN, Ajusco (19 de febrero de 2018)

[3] Nuevo Reglamento general para la obtención del título de licenciatura de la UPN. Gaceta Núm. 139, abril y mayo, 2019. 


 

[*] Licenciada en Psicología, UNAM; Maestra en Educación-UPN; Diplomada en Educación Bilingüe y Derechos Indígenas, Diplomada en Tratamiento Psicopedagógico para niños con Problemas de Aprendizaje, de la Universidad Intercontinental; Diplomada en Logoterapia por la AMTAC. 

Ha sido responsable del área de Servicios Asistenciales del Depto. de Castellanización y Preescolar en la DGEI-SEP. Co-responsable de la Evaluación y Programa de Educación Preescolar en el Medio Indígena. Participó como representante de la DGEI ante la Subsecretaria de Educación Elemental en la SEP para el diseño y elaboración de la Propuesta Curricular de Educación Preescolar; colaboró en el diseño de la Propuesta del Plan de Estudios de Bachillerato Pedagógico Indígena. Ha sido Coordinadora de la Academia de Educación Indígena y responsable del Cuerpo Académico Educación Intercultural Bilingüe en UPN. Ha impartido diferentes cursos en Educación Superior desde 1989 hasta la fecha. Ha sido miembro de la Comisión de Titulación de la LEI, y ha dirigido trabajos recepcionales. Línea de investigación: Titulación y prácticas curriculares en la LEI-1990 y en el Plan 2011; ha publicado artículos especializados para el medio indígena sobre titulación. En dos periodos ha sido responsable del Programa de Apoyo Académico a Estudiantes Indígenas PAAEI-UPN ante ANUIES y la Fundación Ford. 

Adscripción: Área 2: Diversidad e Interculturalidad y en el Cuerpo Académico  Educación Intercultural Bilingüe

Tel. 56309700 Ext. 1319

Para comunicarse con la autora escriba a: Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo. 

 

 

                           LOS LECTORES

                          RECOMIENDAN

 

300x400px

 

 

barra der Arturo y Vicky

 

 

R26 leticia y analilia

  

barra der gestion