config

Revista núm. 23 - Enero/Junio 2018

El nuevo Proyecto Académico para la UPN

Ponencia colectiva[1] presentada en el Foro:

La UPN: Historia, desafíos, perspectiva y refundación en el contexto actual de la educación superior,

que tuvo lugar los días 15 y 16 de marzo en Pachuca de Soto, Hidalgo.

007 upna

1. El contextohistórico

La UPN es el resultado de un largo proceso histórico que ha pretendido subsanar las debilidades, lagunas y fallas del sistema nacional de educación, a través de la formación, actualización, superación e innovación de los docentes en México, sus instituciones, procesos y dinámicas formativas y pedagógicas. El recorrido histórico que lo antecede es largo y se puede recuperar con una historiografía ofrecida en nota al pie de página,[2]que destaca los principales momentos de la historia de la educación nacional para, teniéndolos presentes, interpretar que ella expresa el desarrollo histórico de las instituciones formadas a lo largo del devenir de la nación mexicana, desde su liberación del dominio español y hasta poco antes del establecimiento de la política neoliberal, característica de la actual globalización y/o el momento presente del sistema-mundo creado por el burgo-capitalismo.

Es decir: el contexto histórico a tomar en cuenta distingue dos grandes momentos del desarrollo educativo nacional. El primero corresponde a la formación del Estado nacional mexicano, en los significados surgidos de su proceso de independencia de España y formación como Estado independiente, inspirado en los significados directivos de la modernidad, que surgidos de la Revolución de Independencia de los Estados Unidos de Américay la posterior Revolución Francesa, postularán un Estado Moderno que como tal será favorable a la clase social que derroca el dominio feudal, creando la modernidad.

Al recorrer la historiografía ofrecida, que por nuestro contexto concluye en el año de 1978 con la fundación de la UPN, interpretamos que la suma de esos diversos momentos da como resultado el establecimiento de la educación nacional según el modelo del proyecto cultural moderno –burgués, para usar nombres adecuados–, que termina creando una analogía entre educación escolaridad, pues ser educado es ser escolarizado, esto es: haber pasado por los diversos niveles escolares, y entre más se haya recorrido mucho mejor. Se suponía que se tendría mayor educación.

La historiografía resaltada en la segunda nota al pie de página ofrece los grandes momentos del devenir de la educación moderna en México, y termina justamente en el momento en el cual se apresta un cambio relevante en el país: los gobernantes nacionales aun asociados a un proyecto burgués, se transmutarán a los impulsos de los burgo-capitalistas, quienes ya en su forma imperial, desde el sexenio de Miguel de la Madrid (1982-1988), comenzarán a hacer triunfar sus modos de vida, particularmente estableciendo el neoliberalismo y sus efectos educativos. 

2. Las consecuencias educativas de la historia narrada

En el recuento histórico tomado como referencia es significativo destacar que el “intento de mayor envergadura para la profesionalización es la UPN en agosto de 1978, cuando México se considera, asciende a un nivel de potencia media “en la economía mundial con una demanda del mercado interno superior a la república democrática alemana, Brasil, Suiza, Suecia, España y Argentina, pero el boompetrolero se diluye a partir de 1983, cuando la UPN atendía 128,000 alumnos que representaban el 18% del magisterio del servicio” (Moreno, 2007, p. 23).

A esta situación se le debe agregar que “El sexenio de MMH (1982-1988) se inició sin un PNE pero se implementó una desconcentración educativa que se convertirá en descentralización en el ANMEB de 1992. Pero desde 1983 ya había 11,597 profesores sin empleo”. Estos datos y otros relevantes permitirán precisar que la historia de la UPN se sitúa en los tiempos del desarrollo de los burgo-capitalistas y la instauración de sus políticas, inspiradas en los lineamientos del neoliberalismo, concretos en los sistemas de evaluación que construyen y comenzarán a normar y tensar la vida de los intelectuales mexicanos, en todos los niveles y modalidades.

Simultáneamente, y como una estructura u organización subyacente a los tiempos de la educación en la época neoliberal, la distintas “revoluciones educativas” puestas en marcha por los agentes del burgo-capitalismo, conforman políticas educativas que al estar tensionadas sobre los sistemas de evaluación y “progreso” (léase “modernización educativa”), van expresando el programa de mercantilización del imperialismo neoliberal, que abandona el proyecto educativo moderno, para cambiarse a un impulso de obtención de ganancias, de preparación para la competencia internacional y estar a tono con la globalización, que lenta e irremisiblemente se impone a nivel mundial.

Por esto “Para 1994 la globalización económica se vuelve punto de referencia (TLCAN), de 1983-1993 las paraestatales se reducen de 1,100 a solo 200 y el proceso ideal es privatizar toda la economía con descentralización de la administración pública federal, el «mercado» se convierte en referencia para la elaboración de políticas públicas y asignación de recursos”, incluidos los educativos. De aquí que “La conceptualización escolar pasó de «institución» a «organización» como espacio que articula recursos, tecnología, cultura y capital humano evaluable en desempeño de funciones y logros de metas. Aparecen las pedagogías del rendimiento, con el modelo educativo basado en competencias (MEBC, 1990), aprendizajes centrados en el alumno, sociedad de la información y del conocimiento, visión toyotista de la calidad, administración estratégica, globalización, NTIC, neoliberalismo, educación para el crecimiento económico en vinculación productiva”.

Estas circunstancias históricas hacen que “paulatinamente [se pase] a un segundo modelo socioeconómico conocido [como] período de industrialización globalizada, substituyendo exportaciones de materias primas por productos secundarios en el mercado internacional (1983-2018) y en el ámbito educativo [se busca] iniciar un viraje hacia el modelo de la Calidad, comprendida por las políticas educativas de la globalización, el neoliberalismo y la tercer[a] revolución industrial, científica y tecnológica.”

3. Hacia un balance necesario

Si consideramos de manera crítica lo acontecido en la historiade la educación en los tiempos neoliberales, podemos concluir un deterioro creciente de la formación nacional, dirigida hacia un modelo de la competencia internacional en los tiempos de la globalización y en consecuencia una puesta en acción de todos los esfuerzos formativos para situarnos en el mercado global, para poder instalarnos en él como productores de materias primas, productos industriales secundarios y una maquila sustentada en ser un país productor de “mano de obra barata”, muy adecuada a la competencia entre los grandes centros del poder mundial.

Si profundizamos un poco, es claro que la educación cotidiana generada en la época, ha deteriorado el mundo interno de las personas e incluso ha producido “nuevas subjetividades”, renovadas personalidades, que aún están por conceptuarse adecuadamente, pues es indispensable en la formación de la educación que requerimos para enfrentar la mala generada en los tiempos de la globalización neoliberal. 

Un diagnóstico somero implica el reconocimiento de lo subjetivo manifestado en los comportamientos de alumnos y profesores en una buena parte de esos sectores, en el primero el nivel de entusiasmo inicia una caída en la mitad de la carrera por un obvio desencanto, además de su desconocimiento de quienes son sus autoridades, mientras que en el segundo se observa un grado preocupante de ausentismo.

4. Hacia un nuevo modelo educativo

Por todo lo anterior “llamamos a abrir una tercer[a] gran fase histórica (2018-2050) que supere la «opacidad pedagógica» de la globalización unidimensional y las pedagogías operacionales del desempeño y rendimiento instrumental que han generado 4 efectos perniciosos de la condición” imperial “de la educación”:

  1. Una alexitimia pedagógica, manifestada como incapacidad de los actores sociales de emocionarse y entusiasmarse con sus prácticas educativas.
  2. Una ceguera ontológica al pretender formar únicamente habilidades, destrezas y competencias para el «mercado», evadiendo la formación humana “para” la persona “que reclama conocer quién es, porqué está aquí, hacia dónde va y de qué está hecha, la epimeleiao, el autoconocimiento en pocas palabras,” también considerada como la “hermenéutica del sí”.
  3. Una sordera ética y estética al cercenar los valores históricos “de la educación y dejar únicamente los funcionales, económicos” e instrumentales.
  4. Una inercia e indiferencia cognitiva al anteponer la evaluación y pedagogías del rendimiento y de la modernidad globalizada “como elementos centrales del proceso educativo, evadiendo las pedagogías post y transmodernas como fuente de la necesaria transformación educativa.

La investigación educativa señala que hoy la disciplina está transitando hacia un nuevo paradigma de convergencia cognitiva pluridimensional, inter y transdisciplinario, por lo cual proponemos que la UPN tenga como tarea actualizarse y desarrollar los siguientes enfoques educacionales:

  1. Continuar con el enfoque crítico reflexivo de Sacristán, Pérez Gómez, Kemis, Stenhouse, Jurjo Torres y Luis Francisco Bonilla Molina, entre otros, seguidores de la inspiración de Paulo Freire.
  2. Retomar a los filósofos y sociólogos relevantes de la segunda mitad del siglo XX como Michel Foucault, Pierre Bourdieu, Alain Touraine, Zygmunt Bauman y Cornelius Castoriadis.
  3. La epistemología del sur de Boaventura de Sousa Santos. 
  4. Las pedagogías insumisas convocadas por la profesora de la UPN, Patricia Medina Melgarejo, y correspondientes a una de las líneas de la pedagogía del Sur.
  5. Los enfoques escolares de la creatividad de Ken Robinson y Robert Root Bernstein.
  6. La enseñanza situada de Frida Díaz Barriga.
  7. Las neurociencias y la pedagogía de la imaginación de Kieran Egan, H. Arendt, G. Bateson, y por derivación la Escuela de Santiago, quienes retoman deBateson, la línea fuerte y original de la teoría de la complejidad, difundida por Edgar Morin, sin siquiera citar su inspiración inicial.
  8. Los post constructivismos como Octavi Fullat y Vadim Zeland.
  9. La pedagogía transpersonal y holística de Ken Wilber, R. Gallegos Nava, B. Hellinger, J. Krishnamurti y Ramtha.

Todos ellos son ejemplos para apoyar la diversificación del modelo pedagógico de la UPN, la comunidad agregará otros.

5. Resultados

De conseguirse crear un ambiente intelectual en la UPN –conceptuada como un proyecto nacional operado regionalmente– capaz de reflexionar sobre los lineamientos sugeridos, que podrían sintetizarse como una creación hecha en la UPNy con significados internacionales, se tendría la posibilidadde poseer una filosofía –una conceptuación del mundo, la vida y la historia– capaz de orientar una adecuada filosofía de la educación, apta para impulsar la pedagogía que construiremos, conjunto –o clúster[3] que generará una práctica educativa más allá de la mera escolaridad, capaz de encontrar la actividades formativas realizándose más allá de la Escuela, y que hasta ahora hemos atendido marginalmente y de forma aleatoria.

Hay muchas educaciones que hemos dejado de atender y que en la actualidad exigen trabajo y desarrollo; por mencionar algunas: educación para la salud, a favor de la paz y de los derechos humanos y de los pueblos, para la vida cotidiana, para el uso de los medios masivos de información y en particular de las “redes sociales”. Etcétera.

La propuesta resumida es realizar los siguientes cambios académicos:

  1. Lanzar una oleada de interés por la investigación mediante una reedición del programa de los TRIE en todas las unidades, ahora como Redes de Investigación Educativa, conjuntamente con una nueva revista nacional. La UPN es nacional pero con proyectos regionales y autonomías relativas como los postgrados regionales.
  2. Cambiar la organización de los CCAA por los Campos Cognitivos Problematizadores
  3. Lanzar un debate sobre el cambio de las políticas de planeación, administración y gestión estratégica de las políticas de evaluación y estímulos implantadas por la ANUIES y Julio Rubio Oca desde los 90 y la posibilidad de retornar al esquema de aumento salarial general o bien encontrar una modalidad diferente de redistribución democrática de los estímulos económicos u otro esquema diferente.
  4. Vinculación con las Normales y otras IES, incluyendo la movilidad académica, planteando un proyecto a la profesionalización de profesores de las Normales, con Maestrías y Doctorados en Formación de Formadores
  5. Impulso a una mayor diversificación de los programas de Licenciatura y postgrado.
  6. Colocar el modelo pedagógico y académico por delante de la evaluación, invirtiendo las prioridades del neoliberalismo.
  7. Lanzar una política de foros académicos regionales para la vinculación con las unidades UPN.
  8. Otorgar los primeros cuatro Doctorados Honoris Causa en el 40 Aniversario de la UPN: dos postmortem (Fernando Solana y Manuel Bravo Jiménez) y dos en vida (José Angel Pescador Osuna y Miguel Limón Rojas).
  9. Participar en la edición de un número especial de 40 Aniversario en EDUCA, la Revista de la UPN.
  10. Plantear que el Foro de Pachuca sea el preámbulo de un Congreso Académico Refundacional de la UPN y elaborar el Documento General conteniendo su nueva estructura organizacional.

[1] Arturo Álvarez (AA5), César Valdovinos (UPN Zamora), David Alarid (AA1), David Pedraza (AA1), Delegación Sindical D-II-UP-3, Enrique Varas, Ernesto Gutiérrez (AA5), Fernando Osnaya (AA5), Julio Rafael Ochoa (Delegación Sindical D-II-UP-3), Juan Carlos Pérez, Juan Carlos Rangel, 5Juan Manuel Delgado (AA5), Lourdes de Quevedo (AA3), Luis Eduardo Primero Rivas (AA5), Miguel Ángel Elorza (AA5), Mauro Pérez ((AA5), Prudenciano Moreno (Delegación Sindical D-II-UP-3), Rita Cecilia Puente (Upes-Sinaloa), Rocío Moreno (Delegación Sindical D-II-UP-3), y Yuri Jiménez (AA2).

[2] 1822-1890. Cía. Lancasteriana. Formación práctica de docentes donde el alumno más destacado se le habilitaba como docente de los otros. 1823. Gracias a la Cía. apareció la primera normal, dentro de la escuela de filantropía de la CDMX y se crearon otras similares. 1887, Escuela Nacional de Maestros; 1921, SEP, y en1922, Primera normal rural; 1942, Escuela Normal Superior; 1943, Escuela Normal de Especialización; 1944, IFCM; 1947, Dirección General de Enseñanza Normal; 1960, CREN; 1975, Licenciatura en educación preescolar y primaria; 1976, Dirección General de Mejoramiento Profesional del Magisterio, atendiendo a 70,000 profesores; 1978, creación de la UPN.

[3] “Cluster” es un término inglés en proceso de popularización que puede traducirse como conglomerado, conjunto, racimo de modos del ser en consideración. En nuestro contexto el clúster sugerido será la integración de campos semánticos (filosofía, filosofía de la educación, pedagogía y prácticas educativas), y organizaciones que hagan posible la reflexión y su puesta en marcha. Supondría un re-diseño (real, cotidiano, inicial, para quizá luego formalizarlo o estandarizarlo) de la infraestructura operativa y académica de la UPN, incluso inspirada en el modelo lancasteriano ahora recobrando la idea de tutorías entre académicos dispuestos a aprender y a cambiar, haciendo realidad el lema de la UPN: Educar para transformar.

 

 

                           LO MAS LEÍDO

marzo



 

marzo2

 

 

marzo1