Conocimiento e Intervención Multidimensional del TEA

Revista núm. 23 - Enero/Junio 2018

El arte como herramienta pedagógica en el trabajo con niños y con personas autistas (Taller)

Art as a pedagogical tool in working with children and autistic people

María Adelina Castañeda Salgado[1]

adelina

Resumen

Si a través del arte podemos ver el alma es porque toda expresión artística sensibiliza y ayuda en la construcción del yo, facilita la expresión de sentimientos y emociones, permite potenciar vivencias personales y desarrollar el aprendizaje integral de los niños. En el caso del trabajo pedagógico con personas autistas las experiencias con el arte pueden ser aún más importantes, pues el pensamiento en el autismo necesita de imágenes concretas para comprender emociones como el miedo, la alegría o la tristeza; precisa también de elementos gráficos para comunicarse y comprender relaciones abstractas en procesos cognitivos. En este trabajo se presenta un encuadre metodológico para intervenir en talleres de formación docente utilizando el arte como herramienta pedagógica.

Abstract

If through art we can see the soul is because all artistic expression sensitizes and helps in the construction of the self, facilitates the expression of feelings and emotions, allows to enhance personal experiences and develop integral learning of children. In the case of pedagogical work with autistic people, experiences with art can be even more important, because the thought in autism needs concrete images to understand emotions such as fear, joy or sadness; it also requires graphic elements to communicate and understand abstract relationships in cognitive processes. This paper presents a methodological framework to intervene in teacher training workshops using art as a pedagogical tool.

Palabras clave: arte, herramienta pedagógica, autismo, habilidades socio-cognitivas.

Key words: art, pedagogical tool, autism, socio-cognitive abilities.

Los espejos se emplean para verse la cara; el arte para verse el alma
George Bernard Shaw

Introducción

Los lenguajes artísticos poseen diversas posibilidades de expresión y comunicación que permiten el ser humano crearse y recrearse en la diversidad de realidades, relaciones y formas de vida, potenciando con ello el desarrollo de habilidades para la socialización. Su utilización como herramientas pedagógicas en la práctica docente enriquece la actividad de enseñanza y los procesos cognitivos de los alumnos, mediante la apertura a emociones y sensaciones que favorecen la autorreflexión y desarrollan la sensibilidad y la creatividad.

Las experiencias artísticas permiten representar gráficamente elementos abstractos y subjetivos, expresar nuestras emociones y dar significado a la realidad a través de la representación, usando el dibujo, la pintura, la expresión corporal, la lectura y los juegos de rol. Se trata de un proceso esencial para conocernos y hacernos conocer, porque en la experiencia artística experimentamos un sentido del mundo, encontramos significados en determinadas relaciones sociales y podemos vivir procesos psíquicos signados por la afectividad y el sentimiento (Castañeda, 2009).

En esto reside la importancia del arte en la educación, lograr que las actividades artísticas propicien conocer y explorar nuevas posibilidades de expresarse y aprender de sí mismo y de los otros. Para que los docentes comprendan la riqueza que representa incluir en sus estrategias pedagógicas actividades de expresión artística, es importante que ellos mismos experimenten procesos creativos en situaciones de formación, de manera que vivan la experiencia de apreciar obras artísticas y poner a prueba sus posibilidades como conocimiento y percepción de la realidad cotidiana que viven sus alumnos.

Es este trabajo se presenta un encuadre metodológico sobre educación por el arte y ejemplos de su uso como herramienta pedagógica en talleres de formación con docentes que atienden a niños con autismo y docentes de Preescolar. En uno de los talleres se realizaron actividades de expresión artística orientados a favorecer el desarrollo de habilidades cognitivas y sociales en niños y niñas con rasgos de TEA. En otro, se organizaron actividades de expresión artística con maestras para propiciar la reflexión sobre la importancia del uso del arte como herramienta en la formación integral de niños de Preescolar.

Educar a través del arte para promover nuevas maneras de ver el mundo

En la educación el arte tiene un papel fundamental, ya que es una de las expresiones esenciales que reflejan la capacidad creadora del hombre para expresar y comunicar su sentir y pensar mediante diversas expresiones artísticas. De acuerdo con Eisner E. (2002) el arte es una manera de crear nuestras vidas ampliando nuestra conciencia, conformando nuestras actitudes, satisfaciendo nuestra búsqueda de significado y compartiendo una cultura con los demás. Por eso la experiencia estética posibilita una reconstrucción de la realidad propia a través de la manera en que afloran sentimientos, sensaciones y pensamientos, como parte de la experiencia de vida.

Una persona que puede vivir este tipo de experiencias es capaz de poder transmitir y propiciar experiencias en los otros, sean alumnos o personas con las que convive. Lo cual significa que el arte, puede ser enseñado y aprendido como área de conocimiento y como práctica para potenciar la experiencia subjetiva; es decir, al trabajar con el arte se trabaja con sensibilidad y con emoción, con identidad, con subjetividad y con el pensamiento artístico.

En la enseñanza y el aprendizaje del arte se hace necesario garantizar una práctica artístico-pedagógica que cultive, tanto en los maestros como en los alumnos, la capacidad de experimentar el mundo de nuevas maneras, de estimular la imaginación para poder imaginar más allá de lo que se nos presenta como algo tangible que podemos ver, saborear, tocar, oír u oler.

Las artes nos invitan a prestar atención a las cualidades de lo que oímos, vemos, saboreamos y palpamos para poderlo experimentar; lo que buscamos en las artes es la capacidad de percibir cosas, no solo el hecho de reconocerlas. Se nos da licencia para lentificar la percepción, para examinar atentamente, para saborear las cualidades que en condiciones normales intentamos abordar con tanta eficacia que apenas notamos que están ahí. (Eisner, E., 2002, p. 22).

Por ello es que el papel de las artes en la escuela puede ser fundamental para mejorar la calidad de vida de las personas. Cuando el profesor incorpora las expresiones artísticas como forma de vida, las convierte en experiencia estética, como componente de sus saberes, valores y comportamientos, por lo que puede estar atento también a las inclinaciones artísticas de sus alumnos y a los significados afectivos, sociales, culturales y subjetivos de quien aprende a través del arte.

Al propiciar nuevas formas de ver el mundo, el arte fortalece las habilidades sociales y cognitivas, pues el en aprecio de expresiones artísticas con registros diferenciados se ponen en juego valores y significados compartidos; así como un pensamiento más flexible para construir formas de relación más creativas, en la intersubjetividad. Para Hernández, F (2007, p. 56)

El arte se elabora en la producción, reconocimiento y negociación de significados que provoca una experiencia artística, con todos los valores educativos, simbólicos y performativos que posee para integrarse en cada historia de vida y en cada biografía personal, transformando la manera de sentir y de pensar, de mirarse y de mirar como forma de presentar y entender una educación, en la que los alumnos aprendan a dar cuenta de las indagaciones en las que dan sentido al mundo y a sus relaciones recíprocas con otros y consigo mismos.

En otras palabras, en el campo de la educación el proceso creador es formativo porque supone un proceso de de-codificación de saberes, de reelaboración de significados y creencias en una perspectiva transformada del quehacer docente, y si bien el arte no es la vía directa a los conocimientos pedagógicos que los docentes requieren, sí puede ser un detonante, al despertar el interés sobre otras perspectivas de conocimiento, de enriquecimiento de su capital cultural, donde la fuerza del elemento estético puede desatar procesos de reflexión y cambio en su práctica cotidiana.

La escuela, como otros contextos sociales, puede ser favorecedora del desarrollo personal humano de los niños si propicia una relación afectiva estable y modelos de relación que promueven el desarrollo de habilidades socio-cognitivas para desarrollar comportamientos que les permiten resolver problemas y situaciones en la interacción con otros.

La educación por el arte proporciona espacios para la utilización de los recursos cognitivos-afectivos y conductuales que un niño requiere para resolver situaciones cotidianas de interacción social, ello dependerá de la percepción de sus propias habilidades para generar alternativas de solución frente a un problema, para regular sus emociones, para pensar en las consecuencias de cada acción y, finalmente, para adoptar la mejor decisión (Eisner. E. 2002).

Se afirma que las habilidades sociales y cognitivas se desarrollan dentro de un contexto familiar, social y cultural; sin embargo, pocas veces se pregunta qué pueden hacer los maestros para lograr que los niños desarrollen estrategias para comprender lo que sucede en su entorno, para entender las distintas situaciones a las que una persona está expuesta cuando interactúa con otra y para sentir confianza, seguridad y afecto al desarrollar su autoestima y sus capacidades para relacionarse con otras personas, ya sea por medio de formas verbales y no verbales, ya sea mediante expresiones artísticas.

Desarrollo de habilidades sociales a través del en personas con Trastornos del Espectro del Autismo (TEA).

En el autismo las experiencias con el arte pueden potencias las habilidades sociales y cognitivas si partimos del hecho de que las personas con este tipo de trastorno necesitan de imágenes y formas para decodificar la realidad; asimismo precisan de elementos gráficos para comunicarse y comprender relaciones abstractas en procesos cognitivos. Sabemos que la socialización en estos casos tiene como base una barrera de comunicación verbal o escrita, sin embargo, las conductas también son una forma de lenguaje para expresar estados de ánimos como el miedo, la alegría o la tristeza.

Los seres humanos somos capaces de comprender la realidad por medio de la relación con los otros, en el caso del autismo esta capacidad se ve afectada, trayendo consigo problemas conductuales, sensoriales e incluso motrices. Las personas con autismo comparten tres manifestaciones principales: a) alteraciones cualitativas de la comunicación, b) alteraciones cualitativas de la interacción social y c) patrones estereotipados y/o restrictivos de conducta. De allí la importancia de tener presente que como en el arte, en el autismo se crea un mundo propio donde las producciones contienen formas diversas y complejas, por lo que el reto del docente consiste en conectar con el ensimismamiento de cada uno y el lenguaje artístico más adecuado, de manera que su sensibilidad a las emociones del entorno encuentre otras formas de interacción.

El arte anima a las personas a representar su realidad y sus experiencias a través de experimentar el acto de dibujar, pintar, modelar, cortar, pegar, expresar para relacionarse con el mundo que los rodea.

Es así que uno de los principios para la intervención pedagógica a través del arte es centrarse en lo sensorial para desarrollar habilidades de comunicación verbal y no verbal, considerando la proxemia para lograr una adecuada cercanía y distancia, la gestualidad y la cinestesia de modo que las personas autistas puedan dar significado a la realidad a través de la representación, usando el dibujo, la pintura, la expresión corporal, la lectura y los juegos de rol. Bajo este principio se diseñó e impartió el TallerIntervención educativa en el Trastornos del Espectro Autista (TEA) a través del arte” *, en el marco del evento “AUTISMO: Encuentro Nacional 2017” llevado a cabo en el mes de junio del 2017 en la Universidad Pedagógica Nacional Unidad Ajusco

Taller: intervención educativa en el TEA a través del arte

El taller se planteó como objetivo aproximarse al conocimiento y aplicación del arte como herramienta para favorecer el diseño y selección de actividades artísticas tendientes al desarrollo de habilidades cognitivas y sociales, promoviendo situaciones adecuadas y posibles de aplicar para percibir y comprender emociones, deseos y estados de ánimo en niños y niñas en el tratamiento del TEA.

Desarrollo del Taller

cuadro adelina 

Como se puede observar, con un sencillo Taller se logró que los participantes identificaran estrategias interactivas que tienen como objetivo conseguir el contacto ocular, disfrutar con el juego y promover la representación de roles, como una forma de facilitar el aprendizaje de habilidades cognitivas y sociales. Las actividades pueden ser aplicadas mediante imitaciones exactas y simultáneas de las acciones del niño, de los movimientos de su cuerpo y de sus vocalizaciones. Mediante la imitación de roles, el adulto realiza conductas de anticipación en el juego a imitar, con lo que frecuentemente se logra una respuesta afectiva del niño.

El maestro puede imaginar muchas estrategias para facilitar la interacción con niños autistas, pero en situaciones de formación se pretende que reflexione y descuba nuevos aspectos y utilidades del arte como herramienta pedagógica e incluso terapéutica. La terapia artística según Henley (2000) ofrece un modo de solucionar problemas visualmente, reforzar la autoexpresión y trabajar con el rechazo, de modo que sea un medio aceptable de descarga emocional que permite al niño calmarse.

Taller de Creación Artística en el que participaron docentes de Preescolar.

En el contexto de la investigación-intervención realizada con el propósito de conocer el significado de las vivencias artísticas y opiniones de seis maestras acerca del papel de arte en los aprendizajes de los niños, se implementó un taller orientado a la formación mediante actividades de expresión artística**. La estrategia desarrollada se propuso pasar de la sensibilización a la experimentación creativa y a la experiencia, propiciando un espacio de confianza y acompañamiento que permitiera la expresión de sentimientos y emociones y la movilización de recuerdos, significados y vivencias a través de las a actividades propuestas. En el primer momento de sensibilización las maestras tomaban conciencia de su cuerpo y sus estados de ánimo, permitiendo la relajación, concentración y atención sobre los sentidos, en el aquí y el ahora; el segundo momento de experimentación creativa, consistió en trabajar con distintos materiales en las actividades individuales y grupales del taller y así llegar a un tercer momento en el que, al integrar la vivencia de creación artística, las maestras compartían su opinión acerca de la actividad y la importancia de generar una experiencia significativa vinculada a su vida y práctica docente.

Así, por ejemplo, en las actividades propuestas se observó cómo la concentración en el sentido del tacto y olfato, al suprimir la vista y la sensación táctil y manipular los materiales, puede producir un cambio en el estado mental de las personas. Al respecto una maestra comentó “Yo creo que te concentras tanto en lo que estás haciendo que así es más fácil identificar que cuando estás disperso, yo ponía mi mente en esto”. Para otra de ellas: “Yo como que al principio traté de ubicar los colores pero como sentía que encimaba mejor fui al ritmo de la música, de repente iba lento y yo hacía figuritas lento, rápido y las hacía rápido, mientras me iba relajando.”

Otras actividades provocaron la expresión de elementos significativos de la vida de las maestras. Reflexionaron sobre aquellos aspectos que ellas consideran esenciales en su vida y lo plasmaran a través del barro, elaborando, por ejemplo, una vasija que tuviera este simbolismo. Los siguientes comentarios de las docentes dan cuenta de sus reflexiones:

“Quise hacer algo sencillo, alegre, no triste, pequeño, no es muy grande, y puse una tapa porque lo que llegue o lo que introduzca es mío, mis secretos, mis cosas, o algo que yo no quiera compartir y solo yo sepa que va a estar ahí.”

“Mira yo pensando en la esencia, le puse unos picos hacia arriba en significado de que suben, le puse también unos círculos en el sentido de que un círculo no tiene principio ni fin, le puse también, el ojo de la sabiduría. Ahora… ¿qué sería lo que guardaría aquí? Sería una pluma, para que pueda salir, fluir y volar y ande libre en diferentes lados (...) no le puse tapa porque mi idea es de que si aquí voy a guardar mi esencia, que mi esencia salga y se expanda, que los que la perciban, pues la perciban, que no se quede aquí atrapada, qué sé yo, como que voló mucho mi imaginación…”

Estas experiencias permiten observar los distintos elementos de sentido y significado que se pueden poner en juego a través del arte y las formas que a partir de la creación afloran. La expresión artística facilita la flexibilidad de pensamiento, pensar la vida desde otra perspectiva, abriéndonos a nuevas posibilidades de compresión, de respuesta y toma de decisiones.

Se pudo observar en otra de las actividades propuestas consistente en moldear una vasija, cómo el arte permite pensarnos de otra manera, dar cualidades de tamaño, resistencia, textura, etc. a aspectos emocionales y subjetivos; proyectar elementos de nuestra personalidad. Al respecto otra maestra participantes comentaba:

“La mía (mi vasija) es muy sencilla pero con una base fuerte, ahora sí que la hice sin tapa para que mi esencia se riegue, que la gente sepa que estoy aquí, que no se olviden de mí, considero que la estructura siempre debe ser la más fuerte y lo que guardaría ahí serían las personas que más quiero, que en este caso sería más que nada mi mamá que es mi tesoro, pensamientos que sólo comparto conmigo misma, mis logros y hasta ahí nada más”.

Este comentario da cuenta de que el arte ayuda a expresar aquello que nos es difícil comunicar, nos permite exteriorizar aspectos subjetivos, facilita expresar verbalmente nuestros sentimientos, generando un diálogo distinto con nosotros mismos, producto de un doble reconocimiento hacia dentro y hacia afuera. La fantasía y el trabajo de la imaginación tienen un papel clave, porque establecemos vínculos creativos con el entorno y con quienes nos rodean (Monroy S., 2006).

La experiencia creativa se produce en el aquí y en el ahora, en el proceso de creación artística se centra toda la atención, los sentidos y lo que emerge tiene que ver con nuestra historia, con cómo la vivimos.

En este sentido el comentario de una de las maestras es sugerente:

“Al escuchar una de las canciones tuve el recuerdo de que en una ocasión mi esposo se ganó en su trabajo un viaje a Acapulco en avión… y se me quedó eso grabado, así tan padre el mar, cuando el avión va llegando a Acapulco que se ven muy bonito los azules, como un paraíso, así que eso pinté“.

El uso de la técnica de collage en el taller, fue uno de los medios para que las maestras expresaran elementos simbólicos sobre la representación social que tienen acerca de ser una maestra de preescolar; expresando puntos de vista sobre su decisión de serlo, sobre las características que consideran que una "buena maestra de preescolar" debe tener, así como su concepción sobre los niños:

“Yo decidí ser maestra porque es una forma de ayudar a los demás, me gusta, es divertido, me gusta mucho divertirme, y pues sí, más que nada eso, ayudar a los demás (…) Nosotras somos docentes porque estamos dedicadas al cuidado de los niños entonces nos deben de gustar los niños, también porque ellos nos ven como otra mamá.”

La presencia de la idea de la maestra-madre forma parte de un elemento constitutivo representación social que se tiene de la maestra de Preescolar, su tarea se asocia en continuidad con la maternidad simbólica y la relación madre-infantes se construye a través del tiempo en la metáfora de madre-jardinera, jugando un papel de legitimidad de este espacio público (Jardín de niños), independiente del ámbito familiar (Palencia, 2001).

Con estos breves ejemplos de las reflexiones que pueden detonar actividades de expresión artística, queremos destacar la necesidad de dar un espacio al arte en la formación de los docentes, pues como muestran los comentarios de las docentes, las distintas expresiones artísticas les permitieron analizar los sentidos y significados que han ido construyendo de su persona a partir de sus experiencias en los distintos roles como mujer, docente, madre, hija y esposa y maestra; así como de su identidad profesional, de su idea de ser docente, aportando con ello una mirada sobre las continuidades y cambios que existen en las representación social que existe sobre ser una maestra de preescolar

Algunas de las experiencias referidas, las podemos entender como ese momento en el que el individuo hace contacto con algún aspecto de la realidad; se apropia del objeto mediante una actividad permitiendo que afloren nuevos significados. De este modo, el taller permitió valorar la importancia de la experimentación sensorial, tomar conciencia de los estados físicos y emocionales y tener una mayor disposición a experimentar, ya que el cuerpo, las sensaciones y sentimientos están siempre implicados y son la puerta de acceso al aprendizaje.

Asimismo, el taller propició dotar de más herramientas de comunicación, expresión y enseñanza a las docentes. En una visita posterior a la escuela, dos de las maestras mostraron actividades que habían realizado con sus alumnos similares a las del taller. Por ello es posible afirmar que todo proceso educativo debe pasar por la experiencia si se busca generar aprendizajes significativos, y que este tipo de actividades de formación a través del arte pueden enriquecer la experiencia de vida y del ejercicio cotidiano de la docencia.

Conclusión

El uso del arte como herramienta pedagógica tiene un sinfín de posibilidades de propiciar vivencias de experimentación artística que pueden ser transformadas en una experiencia formativa, en un espacio de elaboración y reflexión de lo vivido como docentes y como alumnos. La creación siempre implica un tipo de conocimiento y brinda la posibilidad de encontrar significados distintos y acercarse al mundo de nuevas maneras. El proceso creador y su expresión artística supone la percepción como vía para tomar conciencia de una realidad, porque supone un proceso de de-codificación y nueva codificación, que lleva a expresar desde una perspectiva nueva, elaborada por el sujeto, en la que está presente todo su mundo emocional, recuerdos y experiencias, conocimientos y creencias previas. (Granados C., 2009).

La experimentación artística con personas que tienen un pensamiento autista ensancha sus posibilidades de relación y aprendizaje, la actividad creadora mejora sus capacidades de percepción, atención y memoria y permite asimismo, aprovechar aquellos resquicios de comprensión que puedan ayudarles en su proceso de adquisición de conocimientos y habilidades sociales.

El arte es también terapéutico porque proporciona la oportunidad de expresión y comunicación no verbal, contribuye a solucionar conflictos emocionales y ayuda al individuo a encontrar una relación más compatible entre su mundo interior y el mundo exterior. En esto reside su poder como herramienta pedagógica.

Referencias bibliográficas

Castañeda, A. (2009). Trayectorias, experiencias y subjetivaciones en la formación permanente de profesores de educación básica. México: UPN.

Eisner, E. (2004). El arte y la creacion de la mente: el papel de las artes visuales en la transformacion de la conciencia. Barcelona: Paidós

Granados, I. (2009). Interrelaciones entre la creatividad, el arte, la educación y la terapia. Arte y Movimiento, p. 51-62 http://revistaselectronicas.ujaen.es,.

Klinger, G. & Dawson, G. (2007). Estrategias para facilitar la interacción social con niños autistas, extraído del trabajo: "Facilitating Early Social And Communicative Development in Children with Autism", Traducción: Placida Rodríguez y Alfonso Muñoz

Hernández, F. (2008). La investigación basada en las artes. Propuesta para repensar la investigación en educación. Educatio Siglo XXI N.

Jiménez, L., Aguirre, I., Pimentel L. (2007). Educación artística, cultura y ciudadanía, Metas educativas 2021, Organización de Estados Iberoamericanos para la Educación, la Ciencia y la Cultura (OEI) Fundación Santillana, Madrid, España

Moreno, C.B. & Ison, M .S. (2013). Habilidades socio-cognitivas infantiles para resolver problemas junto a sus pares, Revista CES Psicología, Vol. 6 No. 2 Julio-diciembre 2013, p.p 66-81.

Palencia, M. (2001). La maternidad y sus extensiones: el caso de las educadoras. La ventana, no.13, 23.

Patraca, T. (2015). Arte y docencia en preescolar: el proceso creativo como una posibilidad de reflexionar y fortalecer su práctica. Tesis de Maestría en Desarrollo Educativo, México, UPN Ajusco.

Regis, P. J. (2016). Arteterapia y síndrome de Asperger: ¿Por qué y para qué? Sophia 12 (2): 187-194.

* El TallerIntervención educativa en el Trastorno del espectro autista (TEA) a través del arte” fue diseñado e impartido por los profesores del UPN, Unidad Ajusco Rubén Castillo Rodríguez y María Adelina Castañeda, en el contexto del evento “AUTISMO: Encuentro Nacional 2017” llevado a cabo en el mes de junio en la Universidad Pedagógica Nacional Unidad Ajusco, destinado a profesores y especialistas de diversas instituciones que atiende personas con pensamiento autista.

** El Taller de creación artística se llevó a cabo con maestras de Preescolar en el contexto de la investigación asesorada por la autora y realizada por Tania Geraldine Patraca Paredes sobre Arte y docencia en preescolar: el proceso creativo como una posibilidad de reflexionar y fortalecer su práctica. El propósito del taller fue conocer las posibilidades que puede brindar el taller de expresión artística como un medio que detone experiencias estéticas, sentidos y significados que vinculen el autoconocimiento con la reflexión sobre la labor docente.


[1] La autora es profesora e investigadora de la Universidad Pedagógica Nacional. Maestra y Dra. en Educación, Maestra en la especialidad de Lengua y Literatura Españolas y Socióloga. Desarrolla investigaciones e intervenciones en el campo de la formación de docentes, formación de formadores y desarrollo curricular en instituciones de Educación Básica, Media Superior y Superior. Ha publicado libros y artículos relacionados con trayectorias, experiencias e identidades en la formación docente. Cargos académicos desempeñados: Coordinadora Académica del Área Política Educativa, Procesos Institucionales y Gestión, Coordinadora de la Cátedra UNESCO Cecilia Braslavsky "Formación Docente para la Innovación de la Educación", Coordinadora de la Región Metropolitana de la Comisión Nacional de Innovación Curricular (COMINAIC/ANUIES)

Dirección institucional: Área 1, CA PICSE. Unidad Ajusco 56309700 ext. 1209 Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

 

                           LO MAS LEÍDO

marzo



 

marzo2

 

 

marzo1