Revista núm. 22 - Septiembre/Diciembre 2017

La discriminación en educación básica: la voz de los docentes de una escuela primaria en la Ciudad de México

Discrimination in Basic Education: The Voice of Primary School Teachers in Mexico City 

María de Lourdes Salazar Silva,[1] María de Lourdes Sánchez Velázquez,[2] y Angélica Jiménez Robles[3]

lourdes salazar lourdes sanchez angelica jimenez

Resumen

El objetivo de este artículo es develar las experiencias de discriminación del profesorado de una escuela primaria de tiempo completo en el sur de la Ciudad de México. Trabajamos desde un enfoque cualitativo a partir de relatos de vida en la etapa que los docentes vivieron como alumnos de educación básica, ya que consideramos que en esas historias se encuentra gran parte de los aprendizajes que han construido los profesores en su interacción social. El objeto de estudio se construyó partiendo del supuesto de posibles situaciones de discriminación en la vida de los maestros, en un contexto social caracterizado por sus de desigualdades. Planteamos que cuando se discrimina en la escuela se excluye a ciertos sujetos por ser diferentes al común de las personas.

Como parte de los hallazgos encontramos que los docentes de la escuela primaria efectivamente enfrentaron situaciones de discriminación cuando fueron alumnos de nivel básico; que los factores que detonaron esos eventos fueron distintos para mujeres y hombres; para las primeras, los aspectos físicos y para los segundos, cuestiones identitarias, específicamente de personalidad, por los roles impuestos socialmente al sexo masculino; las estrategias utilizadas por estos sujetos para afrontar los tratos injustos, desiguales y de sufrimiento, se basaron en apoyos personales, principalmente externos al contexto escolar y por parte de la escuela no hubo respuestas significativas que atendieran los hechos de exclusión.

Summary

The aim of this article is to uncover the experiences of discrimination of a group of teachers of a full time primary school in the south of Mexico City. We work from life stories in their stage of basic education students, as we consider that in these stories is much of the sociocultural learning built in our society. The qualitative instrument helped us to construct the object of our interest: the relations of discrimination experienced by teachers in the school institution. We start from the idea that when you discriminate in school you exclude certain people because they are different from the common people.

As part of the findings we found that elementary school teachers faced situations of discrimination when they were elementary students; that the factors that triggered these events were different for women than for men; For the former, the physical aspects and for the latter, identity issues, specifically personality; That the strategies they used to deal with the unfair and unequal treatment they suffered were based on personal support, mainly external to the school context and that from this, there were no significant responses that addressed the facts of exclusion.

Palabras clave: discriminación entre profesores, relatos de vida, escuelas de educación básica de tiempo completo.

Key words: social discrimination, teaching staff, experiences of life, fulltime schools, and primary.

 

Introducción

Las condiciones sociales, culturales e institucionales abiertas y flexibles posibilitan el desarrollo de capacidades y potencialidades de las personas en cualquier ámbito social. No obstante, también existen otros procesos que obstaculizan el desarrollo de sus capacidades como es el caso de la discriminación.

La institución escolar es una de las esferas de encuentro social y cultural más trascendente en la formación, por ello la importancia de estudiar lo que sucede en su interior. Lo que se vive en las escuelas, en ocasiones suele ser un reflejo de lo que se experimenta en la sociedad, puede verse como termómetro del clima social, como una visión microscópica de lo que acontece fuera de ella.

Las escuelas son algunos espacios sociales en los que se vive bajo mayor control y normas estrictas; sin embargo, ello no impide que existan relaciones caracterizadas por falta de justicia y buen trato. En esta investigación identificamos que existe un ambiente discriminatorio, aquí exponemos algunas situaciones de la experiencia cotidiana escolar y cómo se reproducen en su interior relaciones de exclusión.

Poco se ha dicho sobre la discriminación que los maestros han vivido, qué huellas les dejaron y si reproducen en sus prácticas cotidianas esos eventos de que fueron objeto en algún momento de su vida, principalmente como estudiantes.

En este sentido indagamos historias de vida del profesorado y los referentes culturales que manifestaron acerca del fenómeno social estudiado, lo que nos permite mirar más de cerca los entornos escolares y sociales.

Elementos teóricos

El concepto clave en esta investigación es la discriminación, retomamos tres definiciones, la del Consejo Nacional para Prevenir la Discriminación (CONAPRED), la de la normatividad que la regula, la ley para prevenir y eliminar la discriminación, y el planteamiento de Conde (2014).  

La Comisión entiende por discriminación una práctica cotidiana que consiste en dar un trato desfavorable o de desprecio inmerecido a determinada persona o grupo, que a veces no percibimos, pero que en algún momento la hemos causado o recibido (CONAPRED).

Por su parte, la Ley Federal para Prevenir y Eliminar la Discriminación, en su Artículo 1, se define a la discriminación como:

toda distinción, exclusión, restricción o preferencia que, por acción u omisión, con intención o sin ella, no sea objetiva, racional ni proporcional y tenga por objeto o resultado obstaculizar, restringir, impedir, menoscabar o anular el reconocimiento, goce o ejercicio de los derechos humanos y libertades, cuando se base en uno o más de los siguientes motivos: el origen étnico o nacional, el color de piel, la cultura, el sexo, el género, la edad, las discapacidades, la condición social, económica, de salud o jurídica, la religión, la apariencia física, las características genéticas, la situación migratoria, el embarazo, la lengua, las opiniones, las preferencias sexuales, la identidad o filiación política, el estado civil, la situación familiar, las responsabilidades familiares, el idioma, los antecedentes penales o cualquier otro motivo (2003).

Finalmente, para Conde (2014), la discriminación tiene que ver con dominar, oprimir, descalificar lo diferente:

Se producen y reproducen un conjunto de prejuicios, creencias y estigmas sociales que buscan instaurar una hegemonía ideológica en la sociedad para mantener el inequitativo reparto del poder económico, político y cultural, a través del silenciamiento, el menosprecio y la minusvaloración de todas aquellas expresiones que se alejen del patrón cultural establecido. Esta hegemonía se convierte en el sentido común, aceptado y defendido por la mayoría de la sociedad, incluso por aquellos que son víctimas, a las que se les han conculcado sus derechos más elementales (pp. 5-6).

En este sentido la discriminación se da a través de ciertos prejuicios y creencias, se menosprecia a todo lo que se considera diferente a lo propio, lo otro, ajeno, raro, extraño, no reconocido como valioso.

Conde (2014) menciona tres esferas de discriminación: la cultural, la institucional y la personal. La que nos interesa destacar en este trabajo es la personal, la cual se refiere al complejo entramado subjetivo de creencias, actitudes, prejuicios y comportamientos conscientes o inconscientes que ejercen las personas, hay que señalar que es el nivel más difícil de identificar por su condición subjetiva.

En las conceptualizaciones anteriores destacan acciones que rescatamos porque pueden servir para identificar eventos de discriminación en la vida cotidiana, estos son el trato desfavorable y/o de desprecio injustificado que se da a las personas; la distinción y exclusión, la limitación o reconocimiento de derechos, el menosprecio y la minusvalía a las personas.

Otro concepto importante en el estudio es el diferencialismo de Skliar (2015), con este término hace referencia a las múltiples diferencias que nos caracterizan como seres humanos y al fenómeno mismo de que algunos de esos rasgos que nos distinguen y que él llama marcas de identidad, son catalogadas arbitrariamente como negativas o de menor valor en relación a otros, por lo que son consideradas opuestas a lo normal.

Una herramienta conceptual más que utilizamos es la del concernimiento de Zardel (s.f.b), la autora se refiere al hecho de estar implicados y asumir el compromiso de hacer algo por y con el otro, el cual alude sin duda a un evento ético de descentrarnos, de dejar de ocuparnos solo de nosotros y preocuparnos, pero también   ocuparnos, de los demás y con los demás.

Los sujetos en diferentes entornos se habitúan a establecer formas de relación cargadas de prejuicios y estigmas, hacia todo aquello que es diferente a lo propio. En la relación con el otro aparece comúnmente el miedo a ese otro considerado ajeno, extraño, extranjero y al que hay que rechazar. Difícilmente se establecen reflexiones o críticas a esta forma de interactuar entre los sujetos. La escuela reproduce esas formas de interacción alejadas de un sentido humanista y solidario entre el colectivo escolar.

Desde la perspectiva de Pozo (2009) hay una resistencia a los cambios, a lo nuevo, a lo diferente; este autor hace un planteamiento para explicar la dificultad para entender esta oposición. Sugiere que para modificar estas ideas primero hay que transformar las mentalidades de los diferentes actores, pero antes hay que identificarlas.

Las decisiones metodológicas

Para este estudio se eligió una escuela primaria de tiempo completo que se ubica en una zona socioeconómica baja del sur de la Ciudad de México, cuenta con 14 grupos. Para analizar las prácticas y relaciones de discriminación se decidió hacer observaciones en los salones de clase, entrevistas semi-estructuradas y además se llevó a cabo un taller de análisis y reflexión sobre dicho fenómeno. En éste espacio, además de hacer una breve revisión teórica, el personal docente escribió relatos de vida en torno al mismo tema. En esos escritos narrativos nos basamos principalmente para elaborar este artículo.

Una estrategia utilizada para sensibilizar y crear ambientes propicios para que los docentes escribieran su relato de vida, fue el recurso literario, a través del Libro-álbum titulado Jull, el cual trata sobre el maltrato y discriminación de un niño, su lectura movió fibras sensibles entre el personal docente, se observó cómo se conmovieron con la historia, algunas personas mostrando aflicción, otras pudieron manifestar abiertamente su desaprobación con los comportamientos discriminatorios y otras lloraban de manera silenciosa.

Consideramos que se logró un ambiente de confianza lo que permitió que pudieran escribir sus historias personales.

La discriminación, un problema de ida y vuelta

Después de hacer una lectura sensible y puntual de los relatos que generosamente nos obsequiaron las 14 personas participantes en el taller, encontramos que la mayoría ha experimentado discriminación en la interacción constante en las aulas y escuela.

A partir de la revisión de la literatura sobre esta problemática, observamos aspectos escasamente tratados en las investigaciones sobre la discriminación en las escuelas de educación básica; nos percatamos de la poca atención que se ha dado al fenómeno de las relaciones entre el profesorado y a partir de ello nos hacemos las siguientes preguntas: ¿Cómo fueron sus experiencias de discriminación en su etapa escolar? ¿Cómo enfrentaron tales situaciones? ¿Esas situaciones de exclusión que vivieron los maestros de alguna manera las reproducen con sus alumnos?

Al parecer se pone poca atención a este tipo de experiencias que viven los docentes, consideramos que es importante ocuparnos de este aspecto para avanzar hacia la revisión de la relación entre maestros/as y estudiantes.

Si bien el concepto de discriminación en la literatura es una acción que excluye al otro y lo deja en una posición de desventaja o pérdida de un derecho, es necesario destacar que, además, deja marcas profundas en las personas al sentirse aisladas de los otros, no aceptadas, no pertenecientes, algunas veces por largos periodos. Con esos sentimientos cargan las personas a lo largo de su historia, interiorizan esas experiencias que influyen poderosamente en la forma de sostener sus relaciones con otros. Vivir situaciones de discriminación en algún periodo o durante toda la vida escolar puede afectar permanentemente a las personas: puede llevarlas a conducirse con inseguridad, desconfianza y baja autoestima.

Las historias de estos profesores evidencian que encontraron formas creativas de enfrentar las exclusiones vividas, no obstante, ello no significa que no les hayan dejado huellas profundas.

Al respecto se ha señalado la importancia que tiene tomar en cuenta los intersticios que se encuentran en una relación de discriminación y considerar las dobles o triples condiciones de rechazo a las que son sometidos determinados grupos. Dentro de una escuela hay diferentes condiciones que determinan la predisposición de las personas a sufrir discriminación, las relacionadas al sexo, ser mujer, ser hombre; condición étnica, ser persona blanca, de piel oscura o con rasgos indígenas; y en gran medida por su atraso escolar.

Vemos dibujada aquí una de las grandes desigualdades que caracterizan a nuestra sociedad, la forma de trato, por comportarse o ser parte de una identidad personal fuera de los cánones exigidos a determinados grupos sociales.

En estas relaciones que han formado parte de la historia de los profesores, encontramos rasgos admitidos socialmente, por ejemplo, una apariencia estética dominante, con rasgos que se exigen socialmente para ser una persona aceptada en un grupo, estas ideas se naturalizan y forman parte de la vida diaria junto con los prejuicios, creencias y estigmas hacia todo aquel que es diferente. Considerando que la diferencia implica una actitud o construcción cultural que cada persona asume en relación a un otro visto como extraño.

[…] los "diferentes" son sujetos señalados y apuntados como tales, resultado de un largo proceso de construcción e invención diferencial. A ese proceso lo llamamos "diferencialismo", esto es, una forma de categorización, separación y disminución de algunas marcas identitarias con relación al vasto y caótico conjunto de las diferencias humanas. Las "diferencias", cualesquiera sean, no pueden nunca ser descriptas como mejores o peores, superiores o inferiores, buenas o malas, normales y anormales, etc. El hecho que algunas identidades o marcas de identidades sean consideradas diferentes, nos sugiere que se ha producido un cierto tipo de diferencialismo, es decir, que se consideran como negativas y están en oposición a la idea de lo normal, de la normalidad (Skliar, 2015, p. 42).

Historias para contar

De los 14 docentes que participaron en el Taller y escribieron sus relatos de vida, nueve son mujeres y 5 hombres, tres de éstos refieren que sí han sufrido discriminación y solo uno reconoce abiertamente que sí discrimina. De las maestras, 6 comentan que fueron víctimas de actos de exclusión en la escuela cuando fueron estudiantes, tres no refieren experiencias al respecto y solo una dice que se auto discrimina.

Los factores de discriminación

Las docentes señalan que vivieron experiencias discriminantes principalmente como estudiantes de educación básica; los motivos de ese trato injusto fueron aspectos físicos. Por ejemplo, Sara,[4] señala que fue rechazada en la secundaria por sus compañeros debido al tamaño de sus ojos, le decían ojos de rana, también hacían burla de su nombre.

Siempre de pequeña me decían que bonitos ojos tienes, yo era feliz, fue cuando entré a la secundaria que mis compañeritos me decían ojos de rana o me hacían burla de mi nombre, me hacían sentir mal.

Tere, también recibió burlas de sus pares cuando estudio la primaria, fue señalada por sus ojos, le decían ojos de sapo:

Cuando asistía a la primaria, recibí burlas por parte de mis compañeros porque hacían énfasis en el tamaño de mis ojos, me decían ojos de sapo. MI abuelo detectó mi cambio de humor pues ya no era la misma [...].

Zoila se sentía incomoda en la escuela primaria porque sus compañeros se burlaban de ella por usar anteojos:

Recuerdo que en Primaria comencé a necesitar lentes, …me llevaron al oftalmólogo y pues ya llegué con mis lentes a la escuela, por lo que mi compañero Félix me molestaba, me decía que yo era los 4 ojos y se reía, yo me sentía muy incomoda por sus burlas.

Amalia refiere que en su familia era la única morena, algunas personas resaltaban aquellos aspectos de su apariencia física que no consideraban bonitos, como el color de la piel:

Nací en una familia de 5 hermanos, yo era la mediana y la única morena, desde ese momento las diferencias eran punto para diferenciarme de los otros.

Beatriz escribe:

Personalmente no considero haber vivido situaciones de discriminatorias por parte de otros, más bien fui yo quien por mucho tiempo discriminé mis habilidades, mi físico y mi procedencia.

En este sentido, la maestra Beatriz se refiere a sus propias creencias sobre el aspecto, la raza y los elementos socioculturales.

Los profesores a diferencia de las profesoras, fueron discriminados por sus compañeros y algunos por sus maestros de escuela primaria por aspectos de su personalidad.

Ignacio refiere que como estudiante no era bien aceptado por los maestros al cuestionarles y solicitar aclaración a sus dudas.

Por parte de los maestros [sufrí discriminación], por la autoridad que quieren imponer. Al contestar o pedir aclaraciones, no les gustaba y se tornaba un ambiente desagradable.

Carlos dice que lo molestaban sus compañeros porque era tranquilo, temeroso, por su personalidad.

Recuerdo que una etapa de mi vida en la primaria era muy inquieto, ya al final de la primaria me convertí en un niño tranquilo y con miedo a las cosas, mis compañeros se burlaban porque nunca los acusaba de lo que me hacían en la escuela, en la hora del recreo, lo niños me acusaban de que me portaba mal y la maestra les creía y me regañaba, yo le comentaba lo que pasaba, pero no me creía.

Sergio señala que en 5º grado de primaria sufrió maltrato de su profesora y de sus compañeros, ellos lo acusaban injustamente y en consecuencia la maestra lo trataba mal.

En quinto año tuve la mala suerte de caerle mal a dos compañeros que lideraban al grupo de niños para que me molestaran e inclusive le hablaban mal de mí a la profesora, y ésta comenzó a tratarme de manera diferente e incluso llegó a ignorar el trato que me daban mis compañeros. Hacía comentarios hirientes sobre mi trabajo.

Otro profesor, José, manifiesta que el discrimina a las personas que siempre hablan de sí mismas, refiriéndose a ellos como los Yo Yo.

A la gente que habla mucho del yo-yo, yo tengo, yo hice, la evito, me alejo.

En los relatos de estos educadores se refleja el grado en el que se rechaza a todo aquel que es diferente al común de la gente, al “extranjero” al que se mira como raro, al que muestra la más mínima diferencia en cualquier sentido: lenguaje, vestimenta, costumbres, de inmediato es blanco de ataques por parte del resto del grupo, como señala Zardel:

Las prácticas educativas se encuentran plagadas de desencuentros entre los agentes. Estos desencuentros pueden simplemente operar bajo el telón de la indiferencia de los unos y los otros, a nadie le importa nada del otro, o bien importa y mucho para saciar la embriaguez de la ofensa, para ejercer el valor del desprecio (Zardel, s.f.b, p.19).

Ese desprecio hacia el diferente se basa por lo general en estereotipos y prejuicios histórica y socialmente construidos y perpetuados. Ese desprecio desemboca en exclusión, lo que significa no ser reconocido (Bel, 2002, p. 4).

Haciendo frente a la discriminación

Los escritos también permiten acercarnos a la forma como estos educadores enfrentaron la discriminación y las personas que les brindaron apoyo en esos momentos.

En el caso de Tere, dice que su abuelo la ayudó a adquirir confianza para enfrentarse a los compañeros que se burlaban de ella por el tamaño de sus ojos:  

...gracias a mi abuelo tuve la confianza de enfrentar a mis compañeros, pues mi abuelito resaltó en mis las cualidades que me hacían una niña hermosa y única... con el paso del tiempo disminuyeron las agresiones de mis compañeros pues vieron que no les daba importancia a sus malos comentarios.

Amalia también refiere a su madre y abuela como las personas que le enseñaron a aceptarse como es sin dar importancia a lo que los demás pensaran de ella.

Por su parte Zoila reconoce en su hermana mayor a la persona que la ayuda en ese momento, dice:

...al llegar a mi casa le comenté a mi hermana y me dijo que no me sintiera mal, que lo importante era que yo viera bien y no lo que pensara la gente…afortunadamente mi carácter me ayudó a no sentirme mal y ser más segura… a no darle importancia a sus comentarios y al verme feliz, dejó de molestarme, al ver que no me afectaban sus comentarios.

Es necesario destacar el papel importante de apoyo hacia el otro que jugaron algunas personas para que esos niños pudieran enfrentarse al menosprecio, a ese trato injusto de que fueron objeto por parte de sus compañeros.

Llama la atención que los apoyos para crear herramientas personales contra las diferentes situaciones discriminatorias, vienen de fuera del contexto escolar, del familiar, en ese sentido la escuela no identifica esos acontecimientos y mucho menos interviene.

Las huellas de la discriminación

Otro aspecto importante que rescatamos de los relatos de vida son las huellas que dejaron en los docentes esos eventos de desprecio injustificado que sufrieron como estudiantes

Cómo impactan estas historias de discriminación a los profesores ahora que están frente a un grupo y se reconocen como sujetos discriminados en una o más etapas de su vida, y que además son responsables de construir dinámicas no discriminantes en el aula. En este sentido cabe preguntar ¿Quiénes sufrieron discriminación en esa etapa escolar reproducen dichas prácticas con el alumnado o las rechazan e intervienen para que no se reproduzcan en su salón de clase?

Algunos profesores señalan que actualmente, a consecuencia de lo que vivieron, apoyan a sus alumnos que son objeto de burlas o trato injusto por parte de sus compañeros, refieren que implementan estrategias para ayudarlos, otros no hacen ninguna referencia al respecto.

Sara narra que ahora apoya a sus alumnos dándoles consejos.

Creo que no es fácil para algunos salir airosos y fortalecidos, por eso les doy consejo a mis alumnos para apoyarlos.

Amalia dice:

...en la práctica docente he trabajado con diferentes grupos y en la inmensa mayoría con algunos alumnos que sufrieron discriminación, se implementan diferentes estrategias buscando siempre la comunicación con los padres; buscando reforzar primero y sobre todo la autoestima de los alumnos que son molestados y la empatía de los compañeros que los molestas.

Zoila   señala:

…hoy en día y al ver ahora niños que requieren lentes pues les hago comentarios muy agradables para que se sientan seguros y sus compañeros lo vean como algo normal.

Las respuestas de estos profesores parecen materializar el concernimiento del que habla Zardel, y que refiere al compromiso, responsabilidad e implicación, una manera de estar inmerso, afectado y ser alcanzado en lo personal como para compulsarse a un acto, una acción, un tener que hacer algo por y con el otro (Zardel, s.f.b).

Por su parte Sergio comenta:

...me doy cuenta que está parte de mi historia no la trabajé y que a la fecha me cuesta expresarme ante alguien que me maltrata verbalmente.

Los maestros frente a las diversas prácticas de discriminación

Los docentes vivieron en su infancia experiencias de discriminación, y la escuela, como una de las instituciones encargadas de salvaguardar su seguridad, no los protegió. La escuela y el Estado reproducen la discriminación al permitir que se siga manifestando, pareciera que la política pública y las leyes son solo papel. ¿Por qué en la práctica no se han encontrado mecanismos decisivos que puedan proteger a los niños y jóvenes de eventos discriminatorios?

La escuela como institución tiene la responsabilidad de asegurar los derechos de todas las personas, y aunque hay leyes que los garantizan, en la práctica no siempre se llevan a cabo. De esta manera hay responsabilidad en la medida de que hay niños y niñas que sufren dentro de los entornos escolares, que no son felices y lo único que desean es que llegué la hora de la salida.

La discriminación está tan presente en muchas circunstancias escolares que se ha naturalizado, como señala una de las docentes en su relato:

En nuestro quehacer profesional considero que somos poco perceptivos en nuestras conductas discriminatorias, se nos hace fácil señalar al padre, al niño o compañero que lo practica, sin embargo, es vital comenzar a analizar nuestro actuar, empezando por leer y entender lo que engloba la discriminación.

Estos testimonios nos dicen mucho de lo que sucedía en las escuelas pero que no fue atendido, ni se hizo justicia, mencionan que denunciaron lo que estaban viviendo pero que no mejoró su condición. Es decir, que sus profesores no tuvieron la sensibilidad y herramientas para enfrentar esas ese tipo de sucesos.

Zoila refiere que ante las burlas de su compañero Felix, “...la maestra no le dijo gran cosa, recuerdo que solo le dijo que eso no se decía y hasta ahí quedó...˝

Carlos por su parte apunta: “la maestra no se daba cuenta, me regañaba, no me creía”.

Sergio comenta: “la profesora ignoraba el trato que me daban mis compañeros e incluso se enroló con los compañeros que me trataban mal”.

En ninguno de las narraciones aparece el apoyo de los maestros, su intervención decidida para resolver o intervenir en los actos, por el contrario, en tres de los relatos la figura del docente aparece, junto con los alumnos, como el que margina, discrimina o trata injusta y desigualmente, como en los casos de Sergio, Carlos e Ignacio. Los maestros hacen ese reclamo, ahora se dan cuenta de que sus profesores ignoraron el problema.

Lo anterior evidencia la falta de concernimiento del cual habla Zardel, como esa práctica y actitud de ocuparse con y de los otros, demuestra como los profesores no entran en relación con el otro, con el alumno, aspecto que permite enfrentar el rostro de la diferencia inherente a la condición humana,

Si se focaliza el abordaje de las prácticas educativas en el tejido de relaciones de todos los actores que las conforman, destaca el concernimiento, como motor y posibilidad de afectar el curso de las prácticas. El concernimiento es sustancial al proceso, no de “integrar” al otro, sino de entrar en relación con el otro, en un intercambio de miradas, de sentidos, de acciones que posibiliten un encuentro. Un concernimiento que implica retomar la dimensión de la subjetividad, como el ocuparse con y del otro, una relación entre los actores que permite enfrentar el rostro de la diferencia inherente a la condición humana (Zardel, s.f. a, p.6).

Conclusiones

Los relatos de vida nos muestran que la mayor parte del personal docente sí experimentó circunstancias dolorosas y discriminatorias cuando fueron estudiantes de educación básica.

La etapa a la que hacen alusión los profesores se caracteriza por el desconocimiento y desinterés respecto a los derechos humanos, en consecuencia, esas situaciones estaban naturalizadas y eran menos cuestionados los tratos injustos y desiguales hacia los educandos.

Llama la atención que estos maestros encontraron apoyo en agentes externos a la escuela, para enfrentar esas circunstancias, en este sentido la institución escolar como encargada de salvaguardar su integridad y sus derechos humanos no se responsabilizó de acciones sustantivas que impidieran esos tratos injustos.

En este caso, cuando la institución evade su función de proteger el desarrollo integral de los infantes, es la familia la que interviene para dar soporte afectivo y proporcionar herramientas de cuidado y resiliencia.

Respecto al impacto de las experiencias de discriminación vividas por estos docentes, observamos que en la actualidad algunos de ellos, al ser responsables de un grupo, con una actitud empática están atentos a estos signos de trato injusto y desigual, ya que intervienen en el plano de las relaciones interpersonales entre pares. Si bien implementan acciones incipientes para reforzar la autoestima de los alumnos señalados por sus diferencias, o para llamar la atención de quienes agreden a sus compañeros, hace falta generar acciones reflexivas y estructuradas en el alumnado que tiendan a erradicar formas de trato injusto.

Fuentes de información

Bel, A. 2002, exclusión social: origen y características. Recuperado en http://enxarxats.intersindical.org/nee/CE_exclusio.pdf

CONAPRED, (Sin fecha). Recuperado http://www.conapred.org.mx/index.php?contenido=pagina&id=84&id_opcion=142&op=142

Conde González, Francisco Javier, DESIGUALDAD, DISCRIMINACIÓN Y PEDAGOGÍA DE LA IGUALDAD. Revista Electrónica “Actualidades Investigativas en Educación” [en linea] 2014, 14 (Enero-Abril) : [Fecha de consulta: 27 de octubre de 2017] Disponible en:<http://www.uacm.kirj.redalyc.redalyc.org/articulo.oa?id=44729876016> ISSN. 

Jiménez, A. (2013). Las voces de la Alfabetización en preescolar. Tesis de doctorado. UNAM.

Ley Federal para Prevenir y Eliminar la Discriminación. Publicada el 11 de junio del 2003, Diario Oficial de la Federación. México.

Ortega y Gasset. (1987). Ideas y Creencias. Tomo V. Madrid: Alianza.

Pozo, J. et al. (2009). Nuevas formas de pensar la enseñanza y el aprendizaje. Barcelona: Grao.

Skliar, C. (2015). Preguntar la diferencia: cuestiones sobre la inclusión. Sophia vol.11 jan/june. Recuperado de http://www.scielo.org.co/pdf/sph/v11n1/v11n1a04.pdf.

Zardel, J. (2008). Discapacidad y Subjetividad. Revista Latinoamericana de estudios educativos vol. 38, (3-4). Recuperado http://www.redalyc.org/pdf/270/27012440009.pdf.

Zardel, J. (Sin fecha a). Diferencias particulares. Pluralidad, subjetividad y alteridad. Recuperado en com/.../152795378.Adjunto(textos,%20segundo%20control%2...

Zardel, J. (Sin fecha b). Hacia una ética de la fraternidad: Responsabilidad del y por el otro. https://es.scribd.com/doc/39358344/Ponencia-de-Zardel-Jacobo-Cupich

Notas

[1] Profesora de tiempo completo en la UPN 097. Doctora en Pedagogía por la UNAM, Integrante del Sistema Nacional de Investigadores. Integrante del cuerpo académico en formación “Formación docente, inclusión y cultura escrita desde las narrativas biográficas”. Ha sido reconocida como profesora con perfil deseable por el programa para el Desarrollo Profesional Docente (PRODEP). Para comunicarse con la autora escriba a: Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.UPN 097 Sur. Periférico sur 3313, San Jerónimo Aculco, Delegación Magdalena Contreras, CDMX.

[2] Profesora de tiempo completo en la UPN 097. Doctora en Pedagogía por la UNAM, Integrante del cuerpo académico en formación “Formación docente, inclusión y cultura escrita desde las narrativas biográficas”. Ha sido reconocida como profesora con perfil deseable por el programa para el Desarrollo Profesional Docente (PRODEP). Para comunicarse con la autora escriba a: Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.. UPN 097 Sur. Periférico sur 3313, San Jerónimo Aculco, Delegación Magdalena Contreras, CDMX.

[3] Profesora de tiempo completo en la UPN 095. Doctora en Pedagogía por la UNAM, Integrante del cuerpo académico en formación “Formación docente, inclusión y cultura escrita desde las narrativas biográficas”. Ha sido reconocida como profesora con perfil deseable por el programa para el Desarrollo Profesional Docente (PRODEP). Para comunicarse con la autora escriba a: Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.UPN 095 Azcapotzalco, Avenida Ejército Nacional 830.Colonia Polanco, Delegación Miguel Hidalgo, CDMX.

[4] Los nombres de los autores de los relatos se cambiaron para proteger su identidad.

 

 

                           LO MAS LEÍDO

dummy1



 

col2

Screen Shot 2017 10 23 at 9.37.14 PM

 

dummy